Arxivar per Cornelia Funke

Los sucesores al trono de Harry Potter

Posted in General with tags , , on Desembre 11, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

El 30 de junio de 1997 el rumbo de la literatura fantástica para jóvenes cambió para siempre. Desde ese día, en que salió a la venta Harry Potter y la piedra filosofal, de la escritora inglesa J. K. Rowling, millones de adolescentes del mundo leyeron con avidez las cerca de 300 páginas y se aficionaron a la historia de un mago de 11 años, huérfano y dueño de un poder secreto de hechicería que, hasta entonces, no sabía que tenía. El final del libro cuenta cómo Potter, con la ayuda de sus amigos magos Ron y Hermione, logra vencer al enigmático Quirrell, vasallo del tenebroso brujo Lord Voldemort, quien en su historial de maldades tenía el asesinato de los padres de Harry y el deseo de ser amo y señor del universo de los magos.

Al término de Harry Potter y la piedra filosofal, los jóvenes lectores quedaron esperando con ansias la segunda parte de la saga, que finalmente vio la luz en julio de 1998 bajo el título Harry Potter y la cámara secreta. A ella le siguieron otros cinco volúmenes que concluyeron la heptalogía con Harry Potter y las reliquias de la muerte, libro que en Inglaterra y Estados Unidos vendió 11 millones de ejemplares en sus primeras 48 horas. Hoy, el mago Harry Potter, casado y con tres hijos, puede considerarse un clásico de la literatura juvenil y ostenta títulos como ser uno de los libros más traducido después de la Biblia -65 idiomas, incluido el griego antiguo-, haber vendido más de 400 millones de copias y hacer de Rowling la primera escritora en alcanzar los 1.000 millones de dólares por su trabajo.

Harry Potter logró, además, que jóvenes poco interesados en el mundo de las palabras leyeran un promedio de 500 páginas mensuales con una emoción similar a la producida en un juego de escondidas o en una tarde de Nintendo Wii. Tanto así que la bogotana Johanna Pinzón, de 15 años, asegura que, en los tiempos de los primeros cinco libros, podía pasar un día entero sin hacer otra cosa que leer.

A la par que esto sucedía, las editoriales y el ámbito publicitario se dieron a la tarea de construir todo un emporio que, bajo el nombre de ‘Harrymanía’, extendió las ventas a películas, dulces, muñecos y un sinnúmero de productos del hechicero. Para 2008, con la saga completa, los fanáticos de las aventuras de fantasía y magia no tienen por qué preocuparse, pues en su reinado Potter se aseguró de dejar una nutrida selección de sucesores. Si bien las andanzas del mago y sus amigos concluyeron, durante estos años un amplio grupo de escritores ha venido lanzando libros de literatura fantástica que, con temas y formas variadas, hicieron que este género se convirtiera en el preferido de los adolescentes.

De hadas, dragones y vampiros

La escritora alemana Cornelia Funke recuerda que cuando en 1997 publicó su libro El jinete del dragón, muchos la criticaron pues creían que las novelas de 500 páginas no estaban hechas para el público infantil y juvenil. Ese mismo año, la llegada de Harry Potter demostró que los jóvenes podían leer no uno sino varios libros gordos y aún pedir más. “Aquello fue la explosión. Ya nadie puso pegas al número de páginas ni se atrevieron a decir que los niños no leen nombres complicados o temas escabrosos”, asegura Funke, quien ha escrito e ilustrado más de 40 libros, traducidos a 30 idiomas, entre los que se encuentra la trilogía de Corazón de Tinta (2004), Sangre de Tinta (2005) y Muerte de Tinta (2008), cada uno con un estimado de 250.000 ejemplares vendidos en Europa.

Funke, conocida como la Rowling alemana, cuenta en El jinete del dragón la historia de Ben, un niño huérfano y solitario que vive en las calles de Londres y un día encuentra a Lung, un joven dragón que busca la Orilla del Cielo, el único lugar en el mundo en el que su especie estará a salvo de los humanos. Acompañado de la duende Piel de Azufre y del homúnculo Pata de Mosca, Ben sortea obstáculos para encontrar la anhelada cumbre y salvar a su nuevo amigo de los peligros del malvado dragón dorado Ortiga Abrasadora.

La lista de autores de literatura fantástica para jóvenes hoy parece tan numerosa como el número de páginas que escriben. Algunos ejemplos: Philip Pullman y la trilogía La materia oscura -cuyo primer libro, Luces del Norte (1995), sobre una huérfana de 11 años que puede transformarse en cualquier animal, fue llevado al cine el año pasado en la película La brújula dorada-; el irlandés Eoin Colfer y la saga de Artemis Fowl, que comenzó en 2000; y la italiana Licia Troisi y Crónicas del mundo emergido, publicado en 2004.

Pero tal vez la sucesora de Potter más recordada por los jóvenes colombianos es Stephanie Meyer, autora norteamericana del libro Crepúsculo (2005) -puesto cinco en la lista de mejores vendidos de The New York Times-, al que siguieron Luna nueva, Eclipse y Amanecer, que cuentan una historia de amor entre una joven solitaria y un romántico vampiro.

Para Irene Vasco, tallerista y experta en literatura infantil y juvenil, la explosión de literatura fantástica sirve como un puente para que los nuevos lectores se relacionen con el mundo de las letras y adquieran la costumbre de rodearse de libros. Lo importante es que no se queden allí, sino que evolucionen a lecturas más complejas. “Hay unas etapas lectoras que en su inicio se asocian con una narración lineal compuesta por introducción, nudo y desenlace y en la que un héroe supera unas pruebas -afirma Vasco-. Estas narraciones lineales, que tienen mucho de la tradición oral, son fácilmente digeridas por niños y jóvenes”.

Aun así, Vasco advierte sobre la existencia de un mercado publicitario detrás de este boom de literatura fantástica. Para ella, si bien Harry Potter y la piedra filosofal se puede considerar un hito en las letras para jóvenes, tras su éxito han llegado otros libros escritos bajo una fórmula que tiene las ventas aseguradas. “Lo que suele suceder es que después de un tiempo nadie recuerde estas novelas, lo que no ocurre con las verdaderas obras de arte como los cuentos de los hermanos Grimm”, afirma.

Además, no es la primera vez que un género literario apasiona a los jóvenes, pues, según Vasco, cuando ella era una niña devoraba la obra de la escritora inglesa Enid Blyton, que tiene a su haber cerca de 600 novelas. Después las librerías infantiles vendieron a granel los libros de terror Escalofríos y, más recientemente, en los salones y pasillos de los colegios solo se oían comentarios acerca de Juventud en éxtasis, del escritor mexicano Carlos Cuauhtémoc Sánchez.

Esta teoría la confirma Andrew Blake, autor de La irresistible ascensión de Harry Potter. En sus palabras: “Antes de Harry Potter, la literatura infantil de los años noventa trataba muy directamente lo ‘real’, una realidad muy incómoda por cierto: las historias y las novelas hablaban de cuestiones tales como el consumo de estupefacientes y los embarazos no deseados entre las chicas adolescentes”.

Con todo, lo cierto es que jóvenes que antes veían un libro como la materialización del aburrimiento, ahora no paran de leer todo lo que tenga que ver con mundos fantásticos, sean estos producidos o no bajo fórmulas. Esta explosión, además de servir como puente, ayuda a que los jóvenes lectores se identifiquen con sus héroes, se apropien de los libros y descubran su imaginación.

Según la escritora española Laura Gallego, que acaba de estrenar en Colombia su más reciente libro, La emperatriz de los etéreos, no se puede pensar que la literatura fantástica surgió con Harry Potter. Lo que sí ocurrió, afirma, es que muchos escritores que no habían podido producir sus obras tuvieran la oportunidad de hacerlo tras el éxito de Rowling y de las películas basadas en El señor de los anillos de J. R. R. Tolkien, escritor de culto entre los aficionados a la fantasía desde mucho tiempo antes de que Potter hubiera sido concebido.

LA VIDA DESPUÉS DE HARRY

Luego de que las aventuras de Harry Potter llegaran a su fin en 2007 con Harry Potter y las reliquias de la muerte, el 4 de diciembre J. K. Rowling lanzó al mercado el libro Los cuentos de Beedle el Bardo, que incluye cinco historias de niños del mundo mágico que el hechicero y director de la escuela Hogwarts para brujos, Albus Dumbledore, legó a su más destacada alumna, Hermione Granger, personaje que gracias a su inteligencia sacó a Harry de uno que otro aprieto. Ya en el último libro de la saga, uno de los cuentos -La fábula de los tres hermanos- había sido mencionado. Los otros cuatro cuentos, inéditos hasta ahora, son La fuente de la buena fortuna, El mago y el cazo saltarín, El corazón pulido del brujo y Babbitty Rabbity y su cepa carcajeante. El libro, que ha sido traducido a 10 idiomas y es distribuido en Colombia por la Editorial Océano, causó revuelo entre la población juvenil que creía que el deleite con el universo de Harry Potter había terminado.

Fuente: Cambio

La fantasía de ‘Corazón de Tinta’ llega a la gran pantalla

Posted in General with tags , , on Desembre 10, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

El trailer de la película basada en la novela juvenil ‘Corazón de Tinta’, de la escritora alemana Cornelia Funke ya está aquí. Esta historia de aventuras está protagonizada por Helen Mirren, Brendan Fraser, Jim Broadbent y la joven Eliza Bennet. Se estrenará el próximo mes de enero.

‘Corazón de tinta’, la primera parte de la trilogía ‘Mundo de tinta’ que se completa con los volúmenes ‘Sangre de tinta’ y ‘Muerte de tinta’, narra la historia de un padre y su hija, capaces de insuflar vida a personajes ficticios simplemente leyendo sus historias en voz alta.

Sin embargo, por cada ilusión literaria que sale de un libro, una persona real desaparece entre sus páginas.

La película, cuyo guión ha elaborado David Lindsay-Abaire, iniciará en Berlín su periplo internacional y será estrenada en las salas de cine estadounidenses el próximo 23 de enero.

Fuente: Antena 3

Aprendizas de Rowling

Posted in General with tags , , , , , , on Agost 14, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

Si es cierto que la autora abandona definitivamente las aventuras de Harry Potter, ¿quién puede ocupar su trono?

Es inevitable. Tras el fin de la saga de Harry Potter (aunque cada vez está menos claro que JK Rowling haya dado el carpetazo definitivo al filón del mago), lectores, editores y productores cinematográficos buscan y rebuscan quién puede ocupar su trono de superventas. ¿La valenciana Laura Gallego?, ¿la alemana Cornelia Funke? Las candidatas son muchas y el botín muy codiciado.
Al pie del cañón. Si a alguien se le he comparado repetidamente con JK Rowling ésa es Cornelia Funke. Alemana de nacimiento y asentada recientemente en Los Ángeles, es una de las habituales en las estanterías infantiles y juveniles. Su obra fundamental es Mundo de tinta, una trilogía que acaba de terminar y cuyos volúmenes han sido leídos por millones de niños de todo el mundo; pero su actividad literaria va mucho más allá y en los últimos cinco años ha publicado cerca de veinte títulos.
Muerte de tinta es el volumen con el que cierra ahora las aventuras de Meggie, una niña con la peculiar de habilidad de convertir en realidad los cuentos que lee en voz alta. Sin embargo, Funke ya ha avanzado que no descarta retomar en un futuro este mundo -del que se hará una película próximamente-. Eso sí, y según dijo en la Feria del Libro de Madrid, será dentro de un tiempo porque actualmente tiene varios proyectos más urgentes.
Con denominación de origen. La valenciana Laura Gallego es la reina indiscutible de la literatura fantástica hecha en España. Sin embargo, es cierto que pocas son sus semejanzas con Rowling si exceptuamos el hecho de triunfar en este sector editorial y tener una imaginación infinita.

Después de ganar premios como el del Barco de Vapor, Gallego saltó a la fama por otra trilogía, la de Memorias de Idhún. Sin embargo, concluida esta saga, ha demostrado que tiene muchas más historias que contar y que no ha perdido ningún fan: en poco más de un año ha sacado dos títulos independientes –La emperatriz de los etéreos y Dos velas para el diablo- y ha sido una de las autoras más perseguidas en la Feria del Libro Madrid.
Sus libros han sido traducidos a múltiples idiomas pero lo que parece bastante improbable es que alguna de sus historias llegue al cine. La escritora ha sido tajante al respecto en más de una ocasión y, en concreto, al respecto de una posibble adaptación de Memorias de Idhún dijo en su participativa web: “No se puede por razones de extensión, y porque no quiero, ya que nadie me garantiza que el resultado final vaya a ser fiel a la novela”.
La versión inocente de Anne Rice. Si el mundo de la magia es un valor seguro entre niños y jóvenes, el de los vampiros es otro as en la manga. Stephanie Meyer era una desconocida hasta que publicó Crepúsculo, la historia de Bella, una chica enamorada de un chupasangre llamado Edward. Tres volúmenes y millones de fans después, ha conseguido la hazaña de batir a Rowling en una lista de los más vendidos.
En principio, Meyer firmó con su editorial por cuatro libros, pero ya piensa en los próximos. De hecho, por el momento no abandonará el filón de los vampiros y ya tiene un volumen preparado en el que da voz a Edward, el amor de la protagonista de sus anteriores títulos. Aún así, y para no encasillarse, también tiene en mente un libro protagonizado por sirenas. ¿Qué será lo siguiente?
Más magia. Todavía no es muy conocida en España, pero atentos al nombre: Angie Sage. Esta británica escritora e ilustradora de libros infantiles se adentra en el mundo de la magia con la serie Septimus, protagonizado por una niña con poderes y un destino salvador. Hasta aquí puede recordar sospechosamente a Harry Potter, pero hay diferencias.
Septimus hereda parte de los mitos anglosajones y se desarrolla en un mundo de magia, fantasmas, animales parlanchines y terribles peligros. Dos bebés intercambiados en dos familias muy diferentes y un peligroso mago que amenaza a este universo es el punto de partida. La serie está compuesta también por siete títulos e ingredientes no le faltan para repetir el éxito de Rowling.

Sage, Gallego, Funke o Meyer. Cualquiera de ellas puede ocupar el trono todavía caliente de Rowling. Habrá que ver quién convence más al público infantil y juvenil.

Autora: Carmen Álvarez
Fuente: adn

Crítica: ‘Corazón de Tinta’, de Cornelia Funke

Posted in General with tags , , on Juliol 25, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

Una auténtica delicia que ha entrado como un vendaval en el tradicional mercado de la Fantasía con la muy noble pretensión de quedarse.

No queda lejos el día en que Cornelia Funke (Dorset, 1958) ocupe un lugar destacado dentro de la Fantasía literaria. Desde que en 2000 publicase “El rey de los ladrones” novela de aventuras que supuso su reconocimiento internacional, ha entrado en la órbita de autores con algo más que interesante que aportar al género. Motivos para encumbrarla no faltan: lleva casi veinte años demostrando, mediante sus extraordinarios libros de cuentos, que también ilustra, su enorme talento y su notable oficio como narradora. En 2003 encontró la pócima mágica con “Corazón de Tinta” (Siruela), un magnífico libro que es primera parte de la trilogía (por ahora) “Mundo de Tinta”. En él, Funke juega con la dicotomía entre lector/ escritor/ personaje, diluyendo las barreras que existen entre estas tres condiciones, exactamente igual a como lo hiciera Michael Ende en “La Historia Interminable” (1979), hasta la fecha el más notorio legado a la literatura de género en lengua alemana. “Corazón de Tinta” comparte muchas características con esta famosísima obra; posiblemente, la más destacable sea su inmenso poder de fascinación.

Las dos son obras que trascienden las fronteras estrictamente literarias para entrar en el ámbito de la paraliteratura en cuanto objetos materiales. Es posible recordar el libro de Ende por su doble entintado, verde o rojo según la adopción del punto de vista narrativo (el del propio protagonista, Bastian Baltasar Bux o de la novela), en la misma medida en que puede apreciarse la muy cuidada edición de “Corazón de Tinta”. El hecho de que Siruela haya decidido mantener la portada realizada a tal efecto por la propia Funke incrementa las probabilidades de sumergir al lector / espectador en una experiencia lectora radicalmente comprometida, al darle la impresión de tener entre manos el mismo volumen del que sus personajes hablan y por el cual viven. “Corazón de Tinta” es, por si fuera poco, uno de esos libros que atraen al lector desde las esquinas de los anaqueles donde reposan. Su encanto no reside sólo en su maquetación, sino en su propia estructura y en la magia de sus palabras y argumento. Hojearlo es zambullirse de lleno en un universo sólido, íntegro con unos principios bibliófilos expresos, por el que campan inolvidables personajes de los que no cuesta nada enamorarse. Tal es la sensación que produce, que, apenas con unas páginas a cuestas, ya tenemos el firme deseo de ver cómo lo que nos cuenta Funke vaya a evolucionar en títulos venideros. Deseo que crece todavía más si, encima, cometemos la imprudencia de soslayar primero el apéndice con los principales actores de la función, pues es compendio y resumen de su trayectoria a lo largo del volumen, dándonos pistas sobre lo que vamos a encontrarnos en “Sangre de tinta”. Aviso por tanto para navegantes e impacientes: el dramatis personae está puesto al final por una razón particular.Las creaciones salidas de la pluma de Funke (cuyos nombres recuerdan mucho a los que Mervin Peake instituyese en “Titus Groan”) tienen, incuestionablemente, una entereza y un carisma insólitos que insta al lector a seguir enfrascado en una lectura contagiosa, convirtiéndola en una suerte de mitología que propicia el interés por la intriga (el qué vendrá después). “Corazón de Tinta” es, además, un manual de civismo lector, pues en él se recogen normas y reglas con las que afrontar el acto mágico de compartir lo que otro ha hecho, es decir, hermanando al creador y receptor. La literatura es cosa de dos y su éxito o fracaso depende de acciones compartidas

Establecer analogías en un libro sobre libros en donde cada capítulo se abre con la cita de una obra bien definida (y generalmente, memorable), es, por tanto, una obligación a cumplir. A poco que se avanza, ya se comprende que la idea que germinó en la imaginación de su autora surgió tras una lectura de “Seis personajes en busca de autor”, del Nobel de 1934 Luigi Pirandello, donde ya se planteaba algo muy similar a lo que propone Cornelia Funke: ¿qué pasaría si, un día, un creador (llamado, por cierto, Fenoglio, como un famoso relator italiano) se tuviera que enfrentar a los personajes de sus obras? ¿Cómo reaccionaría éste y su mundo circundante ante este acontecimiento? La premisa que sirve de punto de partida en “Corazón de Tinta” es más o menos así; la escritora la adopta como propia y la deforma lo suficiente para hacerla satisfactoriamente novedosa, situándonos ante una novela de Fantasía originalísima y única.Mortimer Folchart, alias Lengua de Brujo, es un encuadernador – o médico de libros- dotado de un curioso don: puede dar vida a cualquier criatura literaria con sólo leer en voz alta. Desgraciadamente, esta virtud tiene sus contraprestaciones: por cada personaje extraído del universo impreso desaparece alguien en la realidad, que pasa a sustituirle. Aunque capacitado para dar una tercera dimensión a quienes sólo conocen dos, Mo (pues así es conocido por su rubicunda hijita Meggie, coprotagonista de la trilogía) no tiene control sobre su poder, y no puede revertirlo una vez puesto en marcha. Estas peculiaridades serán explotadas con suma pericia por Funke al introducir a dos personajes antitéticos y con motivaciones opuestas: el malvado Capricornio, que es quien da título, por su falta de compasión, a este tomo, y Dedo Polvoriento, el nostálgico funambulista, ambos desposeídos de su realidad gracias a Mo.Ir más allá de esta escueta sinopsis es privar al lector del cautivador efecto sorpresa que contiene esta pequeña maravilla. Un libro que desgrana y dosifica sus recursos, que empuja a quien lo lee a estrujarse las meninges a la búsqueda de referencias – veladas o no- con la que se sazonan sus páginas. Un tomo, en suma, que participa del maravilloso festín que supone la literatura. Una auténtica delicia que ha entrado como un vendaval en el tradicional mercado de la Fantasía con la muy noble pretensión de quedarse.

Autor: Joaquín Torán
Fuente: Fantasymundo

Posted in General with tags , , on Mai 29, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

Comenzó a circular en librerías mexicanas El jinete del dragón, uno de los títulos más esperados de Cornelia Funke (Dorsten, Alemania, 1958), éxito editorial en Europa, coeditado aquí por el Fondo de Cultura Económica (FCE) y Siruela.
Cornelia presenta en esta ocasión una aventura que se centra en los dragones y el lugar donde habitan: algún punto en el Himalaya donde, dicen, se encuentra La Orilla del Cielo.
Un joven dragón llamado Lung debe ir a buscar ese refugio, pero antes libra toda clase de peligros, con la ayuda del duende Piel de Azufre y un solitario niño de nombre Ben.
A la escritora le tomó un año terminar esta historia, cuya temática y éxito editoral es equiparable con los de Harry Potter, al igual que las ilustraciones que la acompañan. Por cierto, el dragón luce igual que su perro, en opinión de su editor alemán.
De hecho, el primer oficio de Funke fue el de ilustradora. Aburrida de esa actividad, se dedicó a escribir sus propios cuentos, inspirada en sus lecturas favoritas: Tom Sawyer y Las crónicas de Narnia.

Adicta confesa a la escritura, Funke también estudió pedagogía; no obstante, reconoce que intentó ser astronauta, pero cuando supo que se requería entrenamiento militar desistió de la idea.

En México, el FCE ha publicado sus cuentos Cuando santa cayó del cielo y prepara el lanzamiento de la trilogía que tiene encantada a Europa y Estados Unidos: Corazón de tinta, Sangre de tinta y Muerte de tinta.

Autora: Mónica Mateos
Fuente: La Jornada

La tinta mágica de Funke

Posted in General with tags , on febrer 4, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

La escritora alemana se aproxima al fenómeno Harry Potter con su trilogía ‘Mundo de tinta’. Es la competencia de Harry Potter. Vendió cuatro millones de ejemplares de ‘Corazón de tinta’, primer libro de la trilogía fantástica que concluye ahora. Ocupa el lugar número 1 en el gusto de los lectores alemanes, y la revista Time colocó a esta escritora alemana en la lista de los 100 personajes más influyentes de la actualidad, al lado de sus compatriotas Michael Schumacher y el papable cardenal Ratzinger

Aunque sus cifras no sean las de Harry Potter, las ventas de Cornelia Funke (1958) también son envidiables y multimillonarias. La narradora alemana, a la que no se deja de comparar con la británica J. K. Rowling, ha vendido ya más de seis millones de ejemplares de su trilogía ‘Mundo de tinta’, un gran homenaje a la literatura y a los libros, y más de 13 millones de ejemplares vendidos de todos sus libros. En España la publica Siruela, sello que se apuntó un tanto con las dos primeras entregas de la fantástica serie y que publicará en primavera ‘Muerte de tinta’ (‘Tintentod’), la última entrega de la trilogía.

‘Corazón de tinta’ (‘Tintenherz’) -inicio de la serie en el 2003- ha conocido siete reimpresiones en castellano. Cuenta la peripecia de Meggie, una cría de 12 años que, junto a su padre y su tía, descubrirá el poder de los libros gracias a su insólito don: puede insuflar vida a los personajes cada vez que lee en voz alta.’Sangre de tinta’ (‘Tintenblut’) -segunda entrega aparecida en el 2005- ha sido reimpresa tres veces en español. En este caso el protagonista es Orfeo, un lector casi tan bueno como Meggie, que llevará al personaje de Dedo Polvoriento al Mundo de Tinta.Los forofos de Funke y su mágico universo tendrán que esperar a mayo para que llegue a las librerías españolas la tercera y última entrega que la narradora alemana promocionará personalmente en nuestro país.Sus editores esperan que ‘Muerte de tinta’ repita en España el fenómeno que se dio en el mercado alemán, en el que los ávidos lectores de Funke agotaron en unas semanas las 600.000 copias de la primera edición del cierre de la trilogía. Unas cifras de vértigo con un único antecedente en el mercado germano, la mítica y recordada ‘Historia interminable’ del desaparecido y recordado Michael Ende.Unas cifras que a buen seguro serán aún más abultadas cuando el próximo otoño llegue a la gran pantalla la película sobre la saga que producirá Newline Cinema responsable de colosales éxitos como ‘El señor de los anillos’.

La adaptación se titulará ‘Corazón de tinta’ y estará dirigida por Ian Softley, con Brendan Fraser y Helen Mirren en sus papeles protagonistas.

Nacida en la ciudad de Dorsten, en Wesfalia, Cornelia Funke estudió pedagogía e ilustración en Hamburgo, donde aún reside. Comenzó su vida profesional como trabajadora social, primero, e ilustradora de libros infantiles y juegos de mesa después. Tras un periodo como guionista para la televisión pública alemana, compatibilizó su labor de ilustradora con la escritura de narraciones para adolescentes. En el 2005 viajó a Estados Unidos y se estableció en los Ángeles con sus hijos Ben y Ana -nacida en 1990 y su lectora de confianza- y su marido Rolf, fallecido a causa de un cáncer en el 2006 con 56 años.

Risueña, jovial y con una voz tan cantarina que dulcifica la dureza de su alemán, Cornelia Funke (1958) no pone pegas a la comparación con la autora de Harry Potter. Se la toma como un cumplido. “¿Por qué me iba a importar? Es mejor disfrutar del momento, de una época como la que vivieron los pintores renacentistas, rodeados de maestros. Son tantas las historias por contar y tantos los lectores hambrientos”, añade con un suspiro que huele a té de menta, ese que se está tomando para superar un inoportuno catarro primaveral. La revista Time la eligió como una de las cien personas más influyentes del mundo. Y los números también están de su parte. En España Corazón de tinta (Siruela) –la primera entrega de la trilogía que completan Sangre de tinta y Muerte de tinta, que se publicará en mayo en español– ha vendido millón y medio de ejemplares, cifra que asciende a cuatro millones en el resto del mundo. Además, se acaba de adaptar al cine Corazón de tinta, que se estrenará a finales de año.

Cornelia Funke es una mujer impredecible, un adjetivo con el que Clive Baker definió su obra. “Es mi único consejo: nunca creas a los que dicen que debes escoger el camino más claro en tu vida. Aprendemos de nosotros mismos y de las historias dando tumbos, y mi vida es un ejemplo”, afirma disfrutando de otra de esas agradables tardes californianas, rodeada de arces en medio del cañón de Coldwater, uno de los pasos montañosos que unen el lujo de Beverly Hills con el ambiente residencial del valle de San Fernando, dos áreas completamente opuestas de Los Ángeles entre las que vive Funke con sus hijos, Ben y Anna, de 14 y 22 años, respectivamente. Junto a ella, su perra, Luna, tan alocada que en ocasiones la llama “looney” (loca), completan una estampa perfecta en esta casita blanca de cuento en la que vive y que en su día perteneció a la actriz Faye Dunaway.

Su camino hacia la escritura –publicó su primer libro a los 28 años– fue tan intrigante como sus paseos de infancia a la biblioteca del pueblo. “Una ciudad muy pequeña de Westfalia, muy industrial, no demasiado bonita y terriblemente bombardeada durante la guerra”, recuerda. “Mi padre y yo hacíamos esos paseos, cruzando puentes, por un camino sinuoso, para acabar en aquella escalera de espiral que a mí me parecía una casa entre los árboles donde mi padre torcía a la derecha y yo a la izquierda antes de regresar con pilas de libros como si fueran un tesoro”.
Como el protagonista de su novela más exitosa, Mo, ella es capaz de dar vida a los personajes sólo con leer sus aventuras en voz alta, Cornelia Funke transforma el mundo que la rodea con sus palabras. “Cada vez me doy más cuenta de que no he perdido el deseo de leer y me siento atrapada por las historias tanto como cuando era pequeña”, explica. Disfruta con la lectura. Ahora tiene en espera La sombra del viento, de Carlos Ruiz Zafón, y varias novelas de Graham Greene, Somerset Maugham, Philip Pullman o Michael Ondaatje.

“Escribir para niños es el trabajo más maravilloso del mundo”, opina Cornelia Funke, “porque los niños se meten entre las palabras que se les da, se las colocan como capas, las convierten en torres por las que trepan, en lugares que nadie ha visto nunca antes. Sólo hay que ofrecer un hilo, un hilo plateado de palabras y ellos hilarán una tela, pasearán por tu fantasía, intrépidamente curiosos y hambrientos de saber lo que es el miedo”.

“Con toda seguridad no soy alguien que se aferre a sus recuerdos infantiles. He olvidado casi todo, y desde niña siempre quise ser adulta. Y por eso mismo sé lo que se siente ser pequeña, ser diferente. Además me parece increíblemente emocionante entrar al mundo de los niños, porque no tienen pensamientos encajonados como nosotros, y porque ven el mundo con esa mirada fresca y asombrada”, continúa Funke.

Los libros de Cornelia Funke son variopintos. Van desde textos cortos para aprender a leer hasta libros de aventuras para adolescentes acerca de un grupo de muchachitas llamadas las “Gallinas silvestres”. Y también ha escrito novelas complejas, en las que se funden mágicamente la realidad y la ficción. Lo que sus libros siempre tienen en común es que llegan certeramente al gusto de sus lectores.

“Un escritor debe ser algo así como un camaleón y ser capaz de cambiar su forma y medida y adoptar la de su personajes. Así cuando escribo para niños que aprenden a leer, tengo a mi hijo de siete años en mi cabeza. Y cuando escribo sobre las “Gallinas Silvestres”… en realidad me es un enigma lo que tengo en la cabeza”, describe la autora.

Con mucha calidez, con humor y bastante entusiasmo por las palabras extrañas, la Funke crea sus mundos fantásticos y sus historias que siguen la tradición de sus escritores admirados como Dickens o Twain. El final feliz está garantizado, y los problemas cotidianos del mundo están tan bien hilvanados que el joven lector no se atasca en ellos.

Con su novela “El señor de los ladrones”, publicada en español en el año 2000, el éxito internacional llegó a la vida de esta autora alemana. Las aventuras e intrigas juveniles de Próspero y Bonifacio que llegan a Venecia y se encuentran con el señor de los ladrones le gustaron tanto a la editorial de Harry Potter que adquirió sus derechos de edición en inglés. 20 semanas estuvo la novela en las listas de bestsellers en Estados Unidos y fue galadornada con los dos premios más importantes para literatura extranjera. Ahora la Warner Brothers invertirá grandes sumas en filmar sus libros.

Su “casa de escritora” –como llama a otra vivienda más pequeña y pintoresca que está en la parte trasera de su hogar y que utiliza como despacho para escribir– está forrada con sus libros, fotos de Liguria (Italia), donde transcurre la acción de Mundos de tinta, o de la catedral gótica de Salisbury, donde tendrá lugar su próxima novela, The knight and the boy. En las paredes, una amplia colección de dragones, su animal preferido, y regalos que recibe de sus lectores. Entre ellos, un camión de bomberos, para “apagar las llamas del amor”, y un póster de El laberinto del fauno, su película preferida, que dejó a Funke “sin respiración”. “Nunca fui escritora por hobby. Era la que traía el dinero a casa”. Hace unos años decidió trasladarse con toda su familia a Los Ángeles para huir del frío alemán “que se te mete en el cuerpo”. Ni la fama ni el dinero tuvieron que ver en esta decisión. Al poco de llegar a Los Ángeles, a Rolf, su marido, le diagnosticaron un cáncer del que murió.

Cormelia Funke nunca planeó sus Mundos de tinta como una trilogía ni se puso a escribir libros pensando en el público infantil, y todavía recuerda a los que criticaron la publicación de El jinete del dragón porque “los niños no leían volúmenes tan gordos”.

Un año más tarde llegó Harry Potter y la piedra filosofal y lo cambió todo. “Aquello fue la explosión. Ya nadie puso pegas al número de páginas ni se atrevieron a decir que los niños no leen nombres complicados o no entienden temas escabrosos”, comenta Funke, agradecida al camino abierto por Rowling, alguien a quien no conoce, pero con quien comparte agente literario además de pasión por la escritura. También coincide con ella en el escalofrío que cruzó por su espalda el primer día cuando se sentó en los decorados del filme que está rodando Ian Softley de Corazón de tinta. “Como hizo Rowling en el rodaje de Harry Potter, yo me quise sentar sola en ese decorado durante unos minutos porque la magia era completa. Sentir que se había hecho real eso que só­lo estaba en tu imaginación”, afirma todavía emocionada por la experiencia.
“Me molesta que me pregunten que cuándo voy a escribir un libro de verdad; me dicen como un halago que mi literatura es demasiado bella para ser destinada a niños. Yo escribo para niños, pero los mayores también están autorizados a disfrutar con ellos. Lo que creo que es raro y hasta preocupante es que no lean otras cosas, con los maravillosos cuentos para adultos que existen en nuestros días”.

Aventura, fantasía, magia, humor y suspense conforman la receta habitual de la narrativa de Cornelia Funke, poblada de dragones, fantasmas y castillos y que ha publicado más de cuarenta títulos publicados entre narraciones y guiones.Con ‘El señor de los ladrones’ aparecido en el 2000, Funke se ganó el respeto de críticos y lectores y empezó a vender a lo grande. No en vano la había apadrinado en sus inicios Barry Cunningham, el mismo que detectó el talento de J. K. Rowlling. Funke dio la campanada internacional con la ‘trilogía de la tinta’, todo un fenómeno editorial que permitió que la revista ‘Time’ la designara como una de las cien personas más influyentes del mundo.En el mercado español han aparecido ‘El jinete del dragón’ (2004), ‘Potilla y el dragón de gorros’ (2005), ‘¿Apártate de Mississippi!’ (2005), ‘Cuando Papá Noel cayó del cielo’ (2006), ‘No hay galletas para los duendes’ (2006) y ‘Dos brujitas salvajes’ (2007)

Fuente: DW-World, El País, Norte Castilla