Arxivar per La isla de Nim

‘La isla de Nim’. Jodie, en remojo

Posted in General with tags , , , on Setembre 6, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

¿Una película basada en un libro para niños en la que no hay brujos ni dragones ni otros seres mitológicos? Difícil de creer pero cierto. La historia que propone ‘La isla de Nim’ contiene elementos fantásticos, pero la épica del relato se encuentra en escenas de aventuras a la antigua usanza. La protagoniza una imaginativa niña llamada Nim que vive en una isla perdida junto con su padre, un científico. A raíz de una confusión, la chiquilla establece contacto por e-mail con una novelista de San Francisco, una neurótica de mucho cuidado con problemas de agorafobia. Cuando la muchacha envía una petición de ayuda a través de la red, la maniática urbanita será su única esperanza. Es el punto de partida de esta simpática película que mezcla humor y acción.
Aunque resulta más eficaz como comedia familar que como relato de aventuras, posee suficiente interés para que los acompañantes adultos puedan pasar un buen rato. Sobre todo en los fragmentos protagonizados por una divertida, aunque algo histriónica, Jodie Foster, que da vida a esta especie de J. K. Rowling desequilibrada. Abigail Breslin, encantadora en ‘Pequeña miss Sunshine’, es una joven heroína que, afortunadamente, resulta poco o nada repelente. Ambas cuentan con la compañía de un tercer personaje imaginario, el héroe de las novelas que firma la escritora, un émulo de Indiana Jones interpretado con ironía por Gerard Butler.
El Leónidas de ‘300’ hace doblete, dando vida también al padre de la niña. Junto a los actores aparecen una serie de animales reales y animatrónicos, las mascotas de Nim, que fueron entrenadas por los expertos que colaboraron en ‘Babe 2: Un cerdito en la ciudad’. El filme está basado en un libro de Wendy Orr, que imaginó a un padre y su hija viviendo a lo «familia Robinson en los mares del sur».

Autor: Roberto González
Fuente: Ideal

Anuncis

Bajo el volcán

Posted in General with tags , , , on Setembre 6, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

Escritora agorafóbica, maniática y completamente incapacitada para ese sentido de la aventura que consigue articular frente a la pantalla del ordenador, Alex Rider, el personaje interpretado por Jodie Foster en esta imperfecta -aunque no exenta de encanto- película familiar, bien podría ser la respuesta de la era Internet a esa Joane Wilder que encarnó Kathleen Turner en la estimable Tras el corazón verde, de Robert Zemeckis. Adaptación de una novela infantil escrita por la autora afincada en Australia Wendy Orr, La isla de Nim propone un medianamente sofisticado juego de espejos alrededor de la idea de la aventura como simulacro: en una isla volcánica que podría contener la última posibilidad de la aventura, una niña fantasea con un héroe imaginado por una náufraga de sí misma. La escritora comparte nombre con el héroe que ha creado y éste, a su vez, comparte rostro con el padre de la joven protagonista en su fértil universo imaginario.

Jennifer Flackett y Mark Levin, matrimonio y tándem creativo a un tiempo, han logrado con La isla de Nim un heterodoxo ejemplo de película para toda la familia que se abre y se cierra aprovechando el poder evocador de las ilustraciones de un libro infantil: en medio, queda la aventura de conquistar lazos afectivos en tiempos de aislamiento globalizado y la posibilidad de generar espejismos -en forma de libro o de travesuras orientadas a repeler la invasión de piratas/turistas- como único camino posible para introducir algo de narrativa al Paraíso o al Infierno privado de cada uno. Lástima que esta historia de una niña y una escritora que sueñan al mismo héroe no sea algo más carismática.

Autor: J.C.
Fuente: El País

Pequeña Miss Aventura

Posted in General with tags , , , on Setembre 6, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

Fiel al espíritu blando, correcto y familiar de la productora católica Walden Media, especializada en didácticos y moralizantes filmes de aventuras infantiles en versión parque temático (véanse Las crónicas de Narnia, Un puente a Therabithia, Mr. Magorium o The water horse), La isla de Nim nos trae un nuevo producto de entretenimiento de toda la vida a propósito de las fronteras entre la realidad y la fantasía y una concepción de la aventura que se asoma siempre al precipicio con una amplia red de protección (del menor). Batiburrillo posmoderno nacido de la novela de Wendy Orri, en cuyas páginas se entremezclan una versión descafeinada de Stevenson con la era de Internet y el GPS, tal vez lo más interesante de este filme esté en su estructura narrativa desdoblada. Si por un lado tenemos a una dulce niña (Abigail Breslin, famosa ya por su aparición en Pequeña Miss Sunshine), amiga de los animales y de la lectura, que vive con su idealizado padre, un biólogo marino interpretado por el armatoste Gerard Butler (lo recordarán de 300 o de la más reciente y ñoña Posdata, te quiero), en una paradisíaca isla del Pacífico; por el otro encontramos a una neurótica escritora (Jodie Foster haciendo caja), cuyas novelas de aventuras ejercen una enorme influencia en la entrañable niña y con cuyo protagonista, un aventurero tipo Indiana Jones llamado Alex Rover, establece una peculiar y edípica relación de fantasía. Obligadas a cruzarse, ambas historias transcurren en paralelo y proponen una límpida moraleja sobre el poder redentor de la fantasía y la necesidad de recomponer las piezas aisladas del puzzle de la vida para que un nuevo núcleo familiar reine en armonía en el renovado paraíso original. Con su inevitable barniz ecologista y una entrañable artesanía combinada con efectos especiales de la vieja escuela, la película de Jennifer Flackett y Mark Levin podrá fácilmente convencer a la muchachada bien educada en valores tradicionales. No digamos ya a sus padres, que son los que pagan la entrada.

Autor: Manuel J. Lombardo
Fuente: Diario de Sevilla

Aventuras y fantasía en un misterioso paraje

Posted in General with tags , , , on Agost 23, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

Cualquier cosa puede pasar en la isla de Nim, un lugar donde todo crece a lo grande, sobre todo la imaginación. La cinta narra la vida de Nim (Abigail Breslin, la niña de “Pequeña Miss Sunshine”) y de su padre, Jack (Gerard Butler, el mismo de “300”), los únicos habitantes de una apartada y exótica isla. La pequeña no asiste a ningún colegio, pero Nim ayuda a su padre a realizar diariamente anotaciones científicas, se ocupa de cuidar el huerto y de que el panel solar alimente su ordenador, a través del cual Jack se comunica con el mundo. La muchacha vive rodeada de exóticos animales, de libros y de leyendas; lleva una increíble vida tropical que refleja la de su personaje literario favorito, Alex Rover.Un día, el padre sale en barco en una de sus acostumbradas excursiones, y tiene un accidente que le impide regresar, dejando a su hija sola en la isla.De este modo, ella comienza a comunicarse, a través del correo electrónico, con la autora del libro que está leyendo (Jodie Foster), quien decidirá acudir en su ayuda e irá más tarde a visitarla. Pero lo que Nim no sabe que la escritora es una mujer tímida y nada valiente que vive recluida en un piso de una gran ciudad.Igualmente Alexandra se atreve a aventurarse en el mundo real y Nim se enfrenta al mayor reto de su corta edad, por lo que ambas deberán imitar al aventurero y ficticio Alex Rover, además de apoyarse mutuamente, para conquistar la isla de Nim.La historia, una comedia de aventuras, trata en realidad sobre cómo convertirse en héroe, cuando una niña que pensó que estaba sola y una mujer que vivía asustada por el mundo descubren que pueden ser mucho más de lo nunca habían soñado.“La isla de Nim” (2008) de los directores Jennifer Flackett y Mark Levin, está basada en un guión que ellos mismos elaboraron, en base a la novela homónima de Wendy Orr. La película fue filmada en las paradisíacas playas de Costa Dorada, en Australia, y en la selva de la isla de Hinchinbrook.Uno de los directores, Mark Levin, colaboró en la igualmente agradable y trepidante “Viaje al centro de la Tierra” (2008), que actualmente responde muy bien en taquillas y que se estrenó en Tucumán durante las vacaciones de invierno.

Fuente: La Gaceta

Aventuras de una chica en el paraíso

Posted in General with tags , , on Agost 12, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

La isla de Nim amontona peripecias en su fábula sobre la relación entre una escritora y su lectora

Robinson Crusoe ya no es un náufrago soltero, sino un biólogo viudo llamado Jack, que ha elegido la privacidad absoluta para seguir sus investigaciones sobre el plancton. Tampoco está del todo solo en su paradisíaca isla del Pacífico Sur: lo acompaña su hija Nim, que ha heredado sus habilidades, posee ciertas destrezas que recuerdan al famoso pobre angelito y sabe cómo entretenerse escalando el volcán, trepando a las palmeras o jugando con sus múltiples amigos: un dragón barbudo, un león marino, una tortuga, un servicial pelícano.
Además, Nim ama leer. Y cuando llega la hora del descanso alimenta sus fantasías devorando los libros de aventuras de Alex Rover, su héroe favorito. Lo que no sospecha es que ese héroe no existe y que, en todo caso, su verdadero rostro es el de una mujer, la escritora agorafóbica y timorata que vive encerrada en su casa de San Francisco y huye del contacto humano como de la peste. Mucho menos, claro, puede suponer que alguna vez van a verse las caras y que para que eso suceda (gracias al e-mail , porque en el paraíso no puede faltar una computadora) deberán superar, una y otra, un sinfín de obstáculos. Todo por culpa de un padre algo irresponsable. Con él ausente, mientras la nena pide ayuda y resiste, la otra supera sus fobias y emprende una aventura que ni en su peor pesadilla soñó. Atracciones
Cuatro libretistas (dos de los cuales son los realizadores del film) fueron necesarios para adaptar a la pantalla esta novela infantil de Wendy Orr y no puede decirse que su trabajo, en ninguno de los rubros, haya sido brillante. Parece que la preocupación por mantener a los chicos entretenidos era tanta que todos se esmeraron por amontonar “atracciones”. Así, en los abundantes episodios que se suceden hay tormentas, naufragios, piratas, monzones, turistas invasores, animalitos que juegan al fútbol, embarcaciones destartaladas, situaciones más o menos cómicas y más o menos emotivas y mucho efecto especial. Sólo para chicos
A los chicos (algunos) esa intermitencia los entretendrá un rato; a los mayores, no tanto. Sobre todo porque percibirán lo desarticulada que está la historia y la poca pasta que a Jodie Foster le queda para la comedia: sólo se la ve hacerse la graciosa. Gerard Butler se las arregla para resultar simpático tanto cuando encarna al biólogo como cuando corporiza a esa especie de Indiana Jones imaginado por la novelista.
Quien mejor sale parada del compromiso es Abigail Breslin, la estrella infantil de Pequeña Miss Sunshine . Felizmente, es ella la que está la mayor parte del tiempo en imagen.

Autor: Fernando López
Fuente: La Nación

Crítica: ‘La isla de Nim’

Posted in General with tags , , on Agost 12, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

En La isla de Nim, un lugar donde reina la imaginación y las aventuras, puede ocurrir cualquier cosa. Una niña con mucho carácter llamada Nim (Abigail Breslin), rodeada de sus exóticos amigos animales, de libros y de leyendas, lleva una increíble vida tropical que refleja la de su personaje literario favorito, Alex Rover, el primer aventurero del planeta. La niña idolatra a Rover. Cuando un peligro inesperado se cierne sobre su padre, que es científico, y sobre la isla secreta en la que viven, Nim pide ayuda al creador de su admirado héroe.Pero Nim no sabe que el aclamado autor de la serie de aventuras es Alexandra Rover (Jodie Foster), una mujer tímida y nada valiente que vive recluida en un piso de una gran ciudad. Alexandra se atreve a aventurarse en el mundo real y Nim se enfrenta al mayor reto de su corta edad, para lo que ambas deberán imitar al modélico y ficticio Alex Rover, además de apoyarse mutuamente, para conquistar la isla de Nim.

La isla de Nim, una aventura cómica llena de fantasía, demuestra que una niña que creía estar sola y una adulta que tenía miedo del mundo pueden ser las heroínas de su propia historia cuando descubren que son capaces de mucho más de lo que jamás habían soñado. La película está protagonizada por Abigail Breslin (Pequeña Miss Sunshine), de 11 años y nominada por la Academia; la oscarizada Jodie Foster, en un poco habitual papel cómico, y el apuesto Gerard Butler (300, Posdata: te amo), en un papel doble, como padre de Nim y como el valiente héroe Alex Rover.Dirige La isla de Nim el matrimonio de realizadores formado por Mark Levin y Jennifer Flackett (Pequeño Manhattan) a partir de un guión suyo y de Paula Mazur y Joseph Kwong, basado en la aclamada novela de Wendy Orr. La productora es Paula Mazur (Corina, Corina) y el productor ejecutivo es Stephen Jones (Superman Returns: el regreso).El mundo real e imaginario de Nim se ha rodado en las arenosas playas de la Costa Dorada de Australia y en las exuberantes selvas de la isla Hinchinbrook con un equipo formado por el director de fotografía Stuart Dryburgh, nominado por la Academia (El piano, El diario de Bridget Jones); el diseñador de producción Barry Robison (De boda en boda); el diseñador de vestuario Jeffrey Kurland, nominado por la Academia (Ocean’s Eleven, Balas sobre Broadway), y el montador Stuart Levy (Un domingo cualquiera).En busca de La isla de Nim: la historia En 2002, la autora Wendy Orr publicó La isla de Nim, un relato acerca de un curioso e incomparable paraíso tropical lleno de aventuras, habitado por dos irresistibles heroínas: la atrevida y joven Nim, que lleva una vida al estilo de una moderna “familia Robinson en los mares del sur”, con su padre, que es científico, y rodeada de muchos animales; y la escritora de aventuras Alexandra Rover, que siempre ha vivido recluida en su enorme piso en la ciudad, hasta que su mayor fan le pide ayuda.No puede haber dos personas tan opuestas como Nim y Alexandra. Nim sueña con grandes viajes y amistades eternas, y Alexandra es una mujer que, de tan nerviosa, se vuelve cómica. Pero no tardan en descubrir que comparten la misma fe en el poder de la imaginación y un afecto sin límites por el héroe de ficción creado por Alexandra, Alex Rover, cuya valentía y osadía las inspirará para llegar a lugares asombrosos y seguir adelante por caminos con los que sólo se habían atrevido a soñar. Al final, Nim descubrirá la mayor aventura de todas, tener una familia.

La escritora Wendy Orr dice: “La historia de Nim parte de la base de que todos podemos ser mucho más valientes de lo que creemos. No importa que sea para librar una batalla contra unos piratas o para dejar un cómodo piso e ir al otro lado del mundo, todos somos mucho más valientes de lo que pensamos”.El periódico Los Angeles Times describió la novela como “un refrescante relato de fantasía… con fuertes dosis de suspense y comedia”, y añadió que “el lector deseará creérselo todo acerca de la adorable Nim y de su idílica isla”.Unos años después, la productora Paula Mazur descubrió la novela en una librería de Santa Mónica. El título le intrigó y lo compró para leérselo a sus hijos. Se sintió cautivada nada más empezar: “Me pareció una historia maravillosa, muy bien escrita, con personajes fuertes, el padre, la hija y la escritora, destinados a encontrarse. Casi inmediatamente pensé que me gustaría verlo en la gran pantalla. Me gustaba Nim, una niña capaz de enfrentarse a lo que fuera con entusiasmo y humor”.La productora casi no creía su suerte cuando descubrió que nadie se había hecho con los derechos cinematográficos de la novela y no tardó en encargar una adaptación después de unirse a Walden Media, conocidos por llevar novelas para la familia a la gran pantalla con éxito.Los dos productores estaban de acuerdo en que la pareja de cineastas formada por Mark Levin y Jennifer Flackett era la idónea para ocuparse de esta película, después de su trabajo dirigiendo la aclamada Pequeño Manhattan, acerca de un niño y una niña que se enamoran perdidamente cuando se ven por primera vez en una clase de kárate. “El tono de Pequeño Manhattan es muy realista, nada sentimental; el guión es muy ingenioso. Tuve la intuición de que eran las personas perfectas para La isla de Nim”, recuerda Paula Mazur. “Walden estaba de acuerdo conmigo”.El matrimonio se enamoró inmediatamente de Nim y de los personajes que la rodean, humanos y animales, a los que Wendy Orr insufla vida en la novela. El director Mark Levin dice: “Nos pareció contar con todos los ingredientes para hacer una película maravillosa. Nos inspiramos bastante en nuestra hija para escribir el guión y dirigir la película porque queríamos crear algo que le encantase y donde, en cierto modo, se viese reflejada porque creemos que se parece a Nim”.Jennifer Flackett añade: “Nos entusiasmó la idea de capturar el entusiasmo de una niña por correr, saltar y vivir aventuras. No hay muchos papeles así para niñas. Además, a los dos nos gustan las películas para la familia que trascienden las edades y el tiempo y, desde luego, esta historia lo permitía”.A la hora de adaptar la novela, Mark Levin y Jennifer Flackett empezaron por el núcleo de la película. “Todo gira en torno a las conexiones. El padre intenta ponerse en contacto con su hija; la niña intenta ponerse en contacto con su héroe para que la ayude, y la escritora intenta conectar con el mundo y con la persona que siempre ha querido ser. Pero sobre todo es la historia de una familia que intenta reconstruirse. Esos son los temas principales del libro que nos empujaron a llevarlo a la gran pantalla”, resume Mark Levin.Aparte de estos temas principales, el matrimonio reconoce que ampliaron algunos de los acontecimientos para aumentar el dramatismo. “Todo lo que ocurre en la película también pasa en la novela, pero lo exageramos un poco para que fuera más cinematográfico”, dice Jennifer Flackett.

Los dos guionistas-directores trabajaron en la aclamada y exitosa serie “Aquellos maravillosos años”, y reconocen que les gusta escribir desde el punto de vista fresco y a menudo perspicaz de un niño. “Un niño de doce años está lleno de fantasía, vive un periodo lleno de transformaciones”, dice Mark Levin. “Lo pasamos muy bien al poder usar tanta imaginación en el mundo de Nim”.Los dos prefieren trabajar juntos y dicen que se sintieron aún más unidos después de acabar el guión de La isla de Nim. “Para Jennifer y para mí es el mejor modo de vivir y crear”, dice Mark Levin. “Es fantástico tener la oportunidad de dejar pasear nuestra imaginación por los mismos lugares; somos una asociación muy creativa”. La búsqueda de Nim: Abigail Breslin interpreta a una heroína de acción La protagonista de La isla de Nim es Nim, una niña con mucho carácter, llena de vida, que habita en una lejana isla y cuyo mejor amigo es un león marino llamado Selkie.La autora Wendy Orr dice, hablando de su pequeña protagonista: “Nim es valiente, leal y fuerte, aunque no está libre de defectos. Un escritor tiene personajes favoritos, y Nim es uno de ellos para mí. Me enamoré de ella mientras escribía la novela”.Los cineastas de La isla de Nim comparten la opinión de la autora, pero se enfrentaron a un dilema: ¿cómo encontrar a una joven actriz capaz de captar los sentimientos de Nim y realizar una interpretación compleja en la que se aunasen la comedia, la acción y las emociones? Pensaron en hacer un casting mundial para encontrar a Nim hasta que cambiaron de idea al descubrir la exitosa comedia Pequeña Miss Sunshine, coprotagonizada por la joven Abigail Breslin. A los diez años, fue nominada a un Oscar por la increíble interpretación de una aspirante a ganar un concurso de belleza preadolescente.

“Cuando vimos a Abigail en la película, tuvimos muy claro que no era necesario organizar un casting mundial”, dice, riendo, Paula Mazur. “Y cuando la conocimos, nos quedamos absolutamente convencidos de que sabría insuflar vida a Nim”. Mark Levin y Jennifer Flackett recuerdan el momento en que la conocieron: “Nos pareció muy original, muy real y accesible emocionalmente. Tiene una sonrisa fantástica”, dice la directora. “Es la encarnación de una niña que vive en circunstancias extraordinarias y supo comunicarlo como Nim”.Durante el rodaje, la creatividad y disponibilidad de Abigail Breslin hicieron que muy pronto dejaran de pensar en ella como una “actriz infantil”. “Sabe usar sus emociones, pero nunca imita. Lo hace de forma genuina. Es maravilloso verla, comunica lo que siente, especialmente en las escenas en que Nim echa de menos a su padre”, explica Mark Levin. “Todo el equipo se quedó sorprendido ante la interpretación de Abigail”.

A la joven actriz, lo que más le atrajo del papel fue la asombrosa vida de Nim, llena de acción, aventuras y de una imaginación desbocada. “Nunca había hecho nada parecido”, dice Abigail Breslin. “Trepé y corrí mucho, volé por los aires, me lo pasé muy bien. También luché con una espada. Tuve que entrenarme mucho para las escenas submarinas. Aprendí a tirarme de cabeza, a nadar debajo del agua, incluso a gritar debajo del agua. No es tan difícil como parece. Basta con abrir la boca y gritar inmediatamente para que no entre agua”.La esperanza de Nim: Jodie Foster encarna a Alexander Rover Cuando Nim se encuentra sola y amenazada en su isla, decide ponerse en contacto con la única persona de la que está segura: Alex Rover, el valiente protagonista de sus novelas favoritas. Pero Nim está a punto de descubrir que Alex es en realidad Alexandra, una escritora con una imaginación desbordante que lleva una vida muy limitada. De hecho, no ha salido de su piso de San Francisco desde hace varios meses. Alexandra tiene miedo de todo, incluso de microbios invisibles, pero se siente obligada a responder a la llamada de socorro de Nim. Al hacerlo, aprenderá que hay un héroe escondido en su interior.Para el papel de Alexandra, los cineastas sabían que necesitaban a una actriz capaz de quedarse petrificada por el miedo y ser cómica, además de demostrar muchas emociones. A punto de lanzarse a la búsqueda de la actriz idónea, el destino volvió a hacer de las suyas. Jodie Foster se ofreció para hacer el papel después de quedarse prendada con una de las primeras versiones del guión que había llegado a sus manos.Los directores y productores se quedaron muy sorprendidos. “No se suele asociar a Jodie Foster con papeles cómicos”, dice Paula Mazur. “Pero Jodie quería hacer el papel, y no cabe duda de que pertenece a la categoría de grandes actrices. Si ella creía poder hacerlo, estábamos seguros de que así sería, y así fue. Hizo mucho más de lo que todos esperábamos”.Como Abigail Breslin, la actriz empezó a trabajar siendo niña. Fue nominada a su primer Oscar a los catorce años por su papel en Taxi Driver, de Martin Scorsese. No tardó en convertirse en una de las actrices dramáticas más aclamadas, y en una exitosa guionista y directora, galardonada con dos Oscar por sus tremendas interpretaciones en Acusados y El silencio de los corderos. Con su historial, todos estaban muy intrigados por ver qué haría con la cómica y nerviosa Alexandra Rover, escritora de aventuras y total agorafóbica.Mark Levin dice: “Una vez que Jodie se metió en el papel de Alexandra, nos fue imposible imaginar a otra persona interpretándolo. Es realmente cómico ver cómo desaparece la imagen de mujer dura y fría que se tiene de ella en otras películas. La idea de interpretar a una novelista agorafóbica que descubre a la niña que lleva en su interior le pareció irresistible. La ligereza y energía que aportó a los momentos cómicos no tienen precio”.

Jodie Foster dice que, desde el principio, se sintió cautivada por el espíritu del relato. “Es una historia maravillosa que inspira a las chicas, y a los chicos, para vivir aventuras y experimentar. Nim demuestra lo que es ser la heroína de su propia historia”, explica la actriz. “Es lo opuesto de la pasividad actual. Creo que es bueno acordarse de eso a cualquier edad”.Su lado aventurero se sintió atraído por la oportunidad de meterse de lleno en un papel basado en tropiezos, sudores fríos y comedia muy física. “No suele haber papeles cómicos a los que pueda hincar el diente, y este es la excepción”, dice Jodie Foster, hablando del guión. “Además, Alexandra, tan patosa y chalada, me parece conmovedora. He trabajado en muchos dramas en los que se hablaba del miedo, y parte del humor de Alexandra es que está plagada de temores. Le asusta la araña que se pasea por su ordenador, que alguien le dé golpecitos en el hombro para llamar su atención, incluso poner el pie fuera de casa. Me pareció interesante. También me divertí explorando el valor interior al que debe recurrir Alexandra para ser capaz de ir a un aeropuerto, comer cosas extrañas y dejar todo lo que conoce”.Pero cuando Alexandra llega a la isla de Nim, su vida cambia radicalmente y vive situaciones que sólo había imaginado. Cruza por encima de la copa de los árboles atada a un cable, nada con ballenas y vuela en helicóptero, una vida no muy diferente de la del héroe que inventó, Alex Rover. A pesar de que la actriz reconoce que no es una persona muy dada a los deportes extremos, el coordinador de especialistas Glenn Reuhland se quedó impresionado con su forma de enfrentarse a las numerosas escenas de acción, aéreas, en tierra o submarinas. “Jodie tiene el don de meterse en cualquier sitio, incluso debajo del agua, seguir relajada y sentirse cómoda. Es fantástico”, dice. “Está en plena forma y se nota”.Jodie Foster no tardó en saber que La isla de Nim era uno de los libros que su hijo mayor había incluido en la lista de títulos para leer durante el verano. “Lo leímos juntos”, dice la actriz, “y luego se lo leyó a su hermano pequeño, me pareció precioso”. Fue muy grato para la autora Wendy Orr saber que la familia Foster amaba la novela: “Me gustó enterarme de que el libro había entusiasmado al hijo de Jodie y me pareció que tenía aún más sentido que interpretara el papel de Alexandra”, dice la autora.Los héroes de Nim: Gerard Butler en el papel de Jack y Alex En esta historia que gira alrededor del poder que da la imaginación para convertirse en quien uno quiere ser, Gerard Butler tiene la oportunidad de hacer un papel a cada lado de la frontera que divide la realidad de la fantasía. Por un lado, es el brillante e inventivo científico Jack, padre de Nim, que está lejos de su hogar y, por otro, es el apuesto y atrevido aventurero de ficción Alex Rover, en el que Nim ha puesto todas sus esperanzas.En un principio, los cineastas pensaron en ofrecer los papeles a dos actores diferentes, pero Gerard Butler, que se ha dado a conocer por su papel de guerrero en 300 y como galán romántico en Posdata: te amo, les convenció de que fueran más osados. “Gerry nos dio la idea de que podía hacer ambos papeles”, dice Mark Levin. “Pensándolo, nos pareció una buena idea que fuera Jack y Alex. Tiene el registro suficiente para interpretar a ambos personajes, para demostrar que en realidad son las dos caras de una misma moneda, lo que subraya aún más la vertiente de cuento de hadas de la historia. Y no es la primera vez que esto ocurre. Por ejemplo, en la historia de Peter Pan, el mismo actor suele interpretar al padre de Wendy y al capitán Garfio”.Gerard Butler se entusiasmó con el guión. “Me pareció irresistible”, reconoce. “Es una historia encantadora, divertida, llena de aventuras. Me gustó la idea de interpretar a dos personajes”.

Cada uno de esos personajes es único. “Jack es un biólogo marino con el corazón roto que cuida de su joven hija”, explica Gerard Butler. “Es un hombre algo peculiar cuya gran pasión es el plancton, pero lo pasa muy mal intentando regresar al lado de su hija. Alex, al contrario, es el héroe clásico, tipo Indiana Jones. Es más grande que la vida misma, lleno de energía y de pasión. Pero en realidad es alguien que vive en la imaginación de otros, lo que le da un toque de humor muy especial, y también es el alter ego de Alexandra, el personaje que interpreta Jodie Foster. Él consigue empujarla para que se atreva a hacer cosas”.Los cineastas supieron que no se habían equivocado cuando vieron la química entre Gerard Butler y Jodie Foster. “Las escenas en las que Alex saca a Alexandra de su piso son geniales. Los dos están muy graciosos; son tan diferentes que saltan chispas”, explica la productora Paula Mazur.

Fuente: Ocio Joven

La imaginación, ¿al poder?

Posted in General with tags , on Agost 12, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

Los únicos paraísos posibles son los paraísos perdidos, sugirió, en el siglo XVII, el gran poeta John Milton. Sin tanta hondura filosófica ni religiosa, más prosaicos, digamos ahora que Nim (Abigail Breslin, la nena de Pequeña Miss Sunshine) y su padre Jack (Gerard Butler; 300) viven en una isla -perdida, como le corresponde a la representación del paraíso-, que bien podría existir sólo en la imaginación de Nim, quien perdió a su madre -según ella, tragada por una ballena- y sin embargo se siente feliz en medio de la naturaleza, aislada junto a su padre oceanógrafo y algunos animales, fantaseando con los personajes de las novelas que lee.La isla…, una fábula que exalta el cuidado del medioambiente, la lectura imaginativa, la acción y -tal vez- la endogamia familiar, tiene virtudes y defectos comunes a otros productos norteamericanos para chicos: una gran belleza/potencia visual y una trama más bien pobre, aleccionadora, previsible. El apellido de Nim y Jack, Rusoe, les rinde tributo a Robinson Crusoe y Daniel Defoe, su autor. Con contradicciones: la sensación que nos queda, al ver La isla…, es que las grandes historias de aventuras ya fueron escritas y que hoy sólo nos queda darles -en los mejores casos- vueltas de tuerca a través de la imagen. Peor: a través de tecnologías aplicadas a la imagen.Por un lado, La isla… es un filme agradable -su sensibilidad y su humor son medidos-, con interpretaciones simpáticas y dinamismo visual. Por otro, la trama -plagada de situaciones inverosímiles- hace tanta agua como la embarcación de Jack cuando sale a investigar y una tormenta lo deja a la deriva. Nim queda sola y -¡por email!- se comunica con la escritora Alexandra Rover (Jodie Foster), a la que confunde con el héroe de sus libros, Alex Rover (quien aparece en la imaginación de Nim y Alexandra como un grato y motivador fantasma). Foster cumple el inusual rol de ser la pata cómica del filme. Su personaje, Alexandra, vive encerrada en su casa de San Francisco. El pánico a pisar la calle no es su única fobia: tiene casi todas las que analizó Freud. Se lava las manos compulsivamente, con cremas antibacterianas… Imaginen el terror que le provoca Alex, su personaje y voz de su conciencia, cuando le aconseja que viaje a la isla (¿cómo? ¿la isla no estaba perdida?) a ayudar a Nim y a vivir -no a escribir, no a imaginar- una gran aventura. El problema es que La isla… parece pensada sólo por partes. Partes hilvanadas por un guión débil. Jack perdido en el mar; Alexandra tratando de viajar a pesar de su neurosis; Nim intentando espantar a turistas obesos y consumistas que invaden la isla (otra vez: ¿no estaba perdida?) como los humanos a Marte en Crónicas marcianas, de Ray Bradbury. Cualquiera puede adivinar cómo confluyen los relatos: como espectadores, al final, no nos esperaba tanta aventura.

Autor: Miguel Frías
Fuente: Clarín