Arxivar per La Momia 3

El vértigo de la aventura

Posted in General with tags , on Agost 12, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

Nada menos que doce versiones se han hecho de La momia desde que en 1932, Karl Freund dirigiera la primera con Boris Karloff como protagonista, componiendo un icono, que no sería el único en su terrorífica filmografía, pero que resulta una de las más siniestras figuras del cine de todos los tiempos. Stephen Sommers ideó en 1999 una nueva historia que no hace más que desempolvar la fatídica maldición del libro de los muertos, reconstruir la legendaria ciudad de Hamunaptra y devolver a la vida a la legendaria momia. Lo curioso es que del tétrico personaje que proliferara en la cinematografía de los cuarenta se realizaron versiones tan interesantes como La mano de la momia (1940), La tumba de la momia (1942), El fantasma de la momia (1944) y La maldición de la momia (1944). Después surgieron otros “remakes”, en algunos casos con Christopher Lee y Peter Cushing como inefables intérpretes de la horrenda criatura. Tras El regreso de la momia en 2001, con el propio Stephen Sommers, este maléfico ser tenía que volver. Es el habitual e insoslayable afán de renovar un éxito comercial y tratar de superarlo si es posible. Bien es verdad que se retorna así a una tradición propia de la aventura en el cine. Y no será la última. Pueden darlo por seguro. Y eso es lo que tenemos una vez más: la aventura, la fantasía, la acción, el terror, la intriga, el misterio y la violencia. Héroes, tumbas, sabios -si quieren, que los hay- dioses -vengativos y recalcitrantes-, emperadores crueles y sanguinarios, monstruos y guerreros en una continua sucesión de imágenes, con aportaciones digitales, infográficas y virtuales que forman parte ya de toda esa parafernalia digital, además de los imprescindibles efectos visuales o especiales, que, al servicio del cine, hacen posibles todos lo prodigios de la imaginación animados con profusión en la pantalla. Está reciente el estreno y relativo éxito de Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal, y todo, entonces, funciona como una sucesión, como una dinámica consecuencia, porque el parentesco resulta inevitable con toda esa narrativa un tanto “slapstick” de Lucas y Spielberg en las nuevas aportaciones de un género de inconcebibles posibilidades en el cine, de las que el egiptólogo Rick O´Connell creado por Stephen Sommers, es una réplica para la sucesión inevitable de la trepidante aventura en el cine, que siempre fue bien acogida por el público fácil y gregario. Y eso es lo que tenemos una vez más, porque lo que el director Rob Cohen, que no ha tenido éxito con las secuelas de producciones tan llamativas como A todo gas (2001) y xXx (2002) y que ya hizo en 1993 Dragón: La vida de Bruce Lee, vuelve a la aventura oriental y se apunta al seguro éxito de esta tercera entrega de la Momia.

Autor: Vicente Quiroga
Fuente: Huelva Información

Anuncis

‘La momia 3’ sorprende en lo visual y falla en lo narrativo

Posted in General with tags , on Agost 12, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

Aunque la saga de películas de ‘La momia’ sea una evidente vertiente del filme de aventuras ‘Indiana Jones’, su última entrega ‘La momia: La tumba del emperador Dragón’ tiene demasiados parecidos razonables con el largometraje dirigido por Steven Spielberg

Aunque la saga de películas de ‘La momia’ sea una evidente vertiente del filme de aventuras ‘Indiana Jones’, su última entrega ‘La momia: La tumba del emperador Dragón’ tiene demasiados parecidos razonables con el largometraje dirigido por Steven Spielberg.Para contar una historia sobre mitología, leyendas e Historia, el director Rob Cohen apuesta al mismo número al que lo hiciera Spielberg en su tiempo.En este relato de aventuras, que sucede en el marco de la posguerra, el director plaga a la historia de trampas, traiciones, maldiciones, cambios de bando y rescates de último minuto. En ese contexto, un padre y su hijo, acompañados de una mujer (en este caso la esposa del protagonista) pelean contra una amenaza real: los chinos comunistas, quienes, en su objetivo de gobernar el mundo, intentarán hacerse de un aliado sobrenatural: un antiguo emperador lleno de superpoderes.El cambio de director por Cohen (‘XXX’, ‘Rápido y furioso’) hace que el filme resulte un ejercicio visual con ritmo y movimiento frenéticos. La cinta termina por ser espectáculo puro, lleno de miles de extras (algunos reales y otros digitales), explosiones, efectos especiales, combates, grandes decorados y locaciones exóticas.Además, la cinta salta entre géneros para pasar de la aventura al romance, con el humor siempre presente. Sin embargo, una historia de una momia con superpoderes que controla los elementos de la Tierra, pero que no puede contra un puñado de humanos termina por resultar más que inverosímil, nada creíble.Un guión flojo, lleno de lugares comunes, hace que el filme brille únicamente por lo visual. Y la forzada presencia del hijo deja una impresión de un intento evidente por dejar la posta de esta jugosa franquicia a un protagonista más joven.

Autor: Pablo Fiallos
Fuente: El Comercio

Una momia muy viva y oriental

Posted in General with tags , on Agost 12, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

En la historia del relato cinematográfico, la figura de La Momia esta presente desde muy temprano. Entre 1911 y 1923 se filmaron cortometrajes con el personaje, pero no sería hasta 1932 que el director Karl Freund haría famoso al actor británico Boris Karloff con el papel de Im-ho-tep, la momia que resucita para vengarse de quienes le despertaron de su sueño eterno.
El relato original fue escrito por John L. Balderston, quien se basó en una historia de Nina Wilcox Putnam y Richard Schayer, guionistas de larga trayectoria, que pasaron incluso desde el cine mudo al sonoro.

El descubrimiento de la tumba del faraón Tutankamón encontrada en el Valle de los Reyes en 1922 por Howard Carter, puso de moda la egiptología e influyó en el relato de terror, convirtiéndose en un tema recurrente que varía de acuerdo a los tiempos. En esta tercera entrega de una misma casa productora, se desarrolla una historia que poco tiene que ver con los antiguos egipcios, llevando al espectador hacia el Oriente, para revisitar otro mito enterrado, el del primer Emperador de la China.

El modelo de la aventura romántica

Las películas de aventuras en pareja tuvieron su boom en los años 80 con películas como “Romancing the Stone” y “The Jewel of the Nile”, protagonizadas por Michael Douglas y Kathleen Turner. La combinación de romance con descubrimientos arqueológicos, sumada a la especial química de la pareja dio resultados. Esa misma mezcla fue usada en 1999 con La Momia, remake del largometraje de 1932, apuesta del escritor y director Stephen Sommers. Cultura egipcia, supersticiones y una fuerte cuota de humor necrológico lograron el éxito de taquilla. Fue también laboratorio de los primeros efectos especiales con tecnología digital que le dieron al filme la majestuosidad necesaria.

Una momia oriental

“La Momia: La tumba del emperador dragón”, cambia de escenario y de cultura para centrarse en el primer emperador chino, quien luego de ganar la guerra a los señores feudales conforma un vasto imperio delimitado por la gran muralla. El emperador, obsesionado con la vida eterna, construyó para sí mismo un ejército de 7.000 guerreros de terracota que lo acompañarían en su viaje al más allá. Hasta aquí el hecho histórico. El punto de división entre la fantasía y la historia que ofrece este relato está en la muerte del emperador, que gracias a la magia del cine queda convertido en uno más de los guerreros de terracota, transformado en momia que espera el regreso a la vida.

La pareja de personajes Rick y Evelyn O’Connell, ya retirados de las aventuras, pero ávidos de volver a las andanzas, se emocionan cuando son llamados para una misión especial, entregar un valioso objeto arqueológico al gobierno de China, que según la leyenda, señala la ubicación de la fuente de la inmortalidad. Alex, el ya crecido hijo de la pareja, descubre la asombrosa tumba del emperador y sus guerreros. Durante el reencuentro familiar son atacados por una secta que desea revivir al gran emperador, desatando así la historia de otra momia resucitada de entre los muertos.

Al elenco se incorpora Jet Li, actor especialista en artes marciales que interpreta al emperador Dragón; lo acompaña Michelle Yeoh, reconocida por su papel en “Memorias de una Geisha”, quien interpreta a una experta hechicera. Brendan Fraser vuelve a interpretar a Rick O’Conell y Evelyn es interpretada por la actriz Maria Bello, quien reemplaza a Rachel Weisz, la actriz de las dos primeras películas de la saga. Con la dirección de Rob Cohen (Rápido y furioso, Dragón, la historia de Bruce Lee), especialista en películas de acción, el filme no decepciona en cuanto a la expectativa, pero las licencias del guión son muchas y atentan contra su mínima credibilidad.
Aquello de meter en un mismo relato al emperador de terracota con El Yety, “el abominable hombre de la nieves” , linda con el pastiche más barato. Nada nuevo en los filmes de aventuras recientes como Indiana Jones, que en el afán de entretener a como dé lugar, no tienen empacho en llegar hasta la ofensa cultural.

Ojalá la Dra. Kathleen Martínez, arqueóloga dominicana que busca la tumba de Cleopatra y su amante romano Marco Antonio, logre dar con ella, a fin de proporcionar material para un nuevo guión de La Momia, que al menos sea fiel a su propia naturaleza narrativa. Recomendable para pasar el rato sin mayores pretensiones.

Autores: M. Núñez y N. Núñez
Fuente: Diario Libre

Saturación de efectos especiales

Posted in General with tags , on Agost 12, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

Si empezamos a juzgar una película dependiendo de su grado de originalidad, en esta nueva entrega de la saga fílmica de La momia ya tropezamos con el primer escollo, al tratarse de la segunda secuela –tercera si queremos incluir en el grupo aquel spin-off que fue El rey escorpión (Chuck Russell, 2002) y que a su vez tendrá continuación próximamente– dispuesta a intenta sacar rédito al éxito de la franquicia que inauguró en 1999 Stephen Sommers. Teniendo en cuenta que ya entonces se habló de que en esa cinta se intentaban vampirizar sin rubor los logros fílmicos de otro aventurero de ficción, Indiana Jones, está bastante claro que lo que es originalidad poca queda por encontrar en este nuevo estreno.Ahora bien, siempre nos queda el recurso fácil de preguntarnos si, al menos, La momia: La tumba del Emperador Dragón entretiene. Teniendo en cuenta que la primera parte lo conseguía relativamente, bajando bastante el listón en la posterior El regreso de la momia, pese a mantener a Sommers como guionista y director, cabe preguntarse qué ha movido al realizador a abandonar a su criatura en manos de los escritores Alfred Gough y Miles Millar (Smallville, Spiderman 2) y del discreto director Rob Cohen (A todo gas, Pánico en el túnel). Desde luego, con estos mimbres era difícil frenar el desgaste lógico de la serie.Tal vez los únicos momentos disfrutables sin reparos sean los primeros diez minutos, donde una voz en off femenina nos narra la historia del Emperador Dragón del título, escenificada entre otros por los actores orientales Jet Li y Michele Yeoh hablando en chino y con sus correspondientes subtítulos. Valiente decisión para un filme que supuestamente debe contentar a las hordas palomiteras, que suelen revolverse inquietas en su butaca a la mínima que les obligas a leer algo sobreimpreso en la pantalla.Sin embargo, terminada esta sabrosa introducción volvemos a encontrarnos con Brendan Fraser haciendo el payaso mientras intenta pescar en el río, y ahí se acabó la magia. Durante las casi dos horas que nos separan de los títulos de crédito finales tenemos de nuevo los ingredientes que caracterizaron a las entregas precedentes, pero los defectos se hacen patentes mucho antes, por mucho que se los pretenda sepultar bajo toneladas de efectos infográficos y un sonido atronador a la mínima que toca una escena de lucha o una persecución.El guión vuelve a reunir todos los tópicos del cine de aventuras habidos y por haber, pero todo se orquesta con una desidia que acaba por convertir las andanzas de los protagonistas en un mero videojuego sobre el que no tenemos ningún control. Es imposible sentir la más mínima implicación con los personajes, que siguen empeñados en ser muy graciosos (la palma se la sigue llevando el insoportable cuñado que interpreta John Hannah), sin conseguirlo. Además, cuando surgen algunas (mínimas) emociones resultan tan de cartón piedra que, ahí sí, mueven a la risa; igual que el hecho de que a Brendan Fraser no le crezca ni un pelo de la barba después de unos cuantos días de vagar por las montañas.Otros detalles que no contribuyen a sacar a flote este producto son la sustitución de Rachel Weisz por Maria Bello interpretando al mismo personaje, la desfachatez que se ha puesto en práctica para no procurar tapar las tremendas lagunas del argumento, o la sensación que se acaba transmitiendo de que todo vale: si nos apetece que aparezcan varios hombres de las nieves, pues que aparezcan, para esfumarse con la misma celeridad. Y así con todo.En definitiva, aquellos espectadores que con la llegada de las vacaciones hayan dado permiso a sus neuronas para gandulear de lo lindo es muy posible que disfruten con este despliegue de vacuidad oculto por los típicos fuegos de artificio de la industria hollywoodiense. A los restantes les recomendaríamos que ocuparan su tiempo libre de otro modo.

Autor: Antonio Núñez
Fuente: Fanzinedigital

La Momia 4 podría ser una aventura en Perú

Posted in General with tags , on Agost 11, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

Tras el estreno mundial del blockbuster de la semana, La Momia 3, ya se comienza a hablar de su posible secuela. Noticia que tiene un tono curioso: la posibilidad de que la cuarta entrega sea una aventura en tierras latinoamericanas. (¿Alguien dijo Nazca?).

Y es que después de las aventuras egipcias en las dos entregas anteriores, la saga se sitúa ahora en Asia, con el descubrimiento de la estatua del guerrero más cruel de la historia china: El emperador Momia. En La Momia: La tumba del Emperador Dragón, el villano, encargado de aterrorizar al protagonista Rick O’Connell (Brendan Fraser), es Jet Li quien, junto a los famosos guerreros de Terracota de Xian (más de 7 mil estatuas de soldados enterrados en el mausoleo del primer emperador chino Quin Shihuang), regresa a la vida después de caer bajo un maleficio de inmobilidad.

La globalización de las aventuras de las momias, ha animado a los estudios Universal a considerar plantear la cuarta película en tierras latinoamericanas. Las exploraciones del estudio alrededor de nuestro continente le da las posibilidades más fuertes al Perú y México, por sus antiguas culturas que practicaron la momificación. Los productores del film quieren extender la historia y situarse en países que tengan leyendas y tradiciones milenarias, pero basándose siempre en una misma idea: El regreso a la vida de un cuerpo momificado. El director de la tercera entrega, Rob Cohen, ha declarado:

Conozco de la enorme riqueza que tiene el Perú, sobre todo por la cultura incaica y las culturas precolombinas que tienen muchas momias que han sido halladas por los arqueólogos. Estamos analizando con la producción filmar una cuarta parte de la Momia esta vez en una ciudad como el Cusco.

Con lo inexactas que son las referencias históricas de estas producciones, que no nos sorprenda ver un villano Inca regresando de su chullpa para aterrorizar a los peruanos, intentando retomar su reino en Machu Picchu. Como se ve, a Indiana Jones, le salió competencia.

Autor: Eduardo Quispe
Fuente: Cine Encuentro

Se espera la cuarta entrega de ‘La Momia’

Posted in General with tags , on Agost 11, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

Rob Cohen, director de La momia: la tumba del emperador Dragón, tercera entrega de la saga, quiere realizar la cuarta parte, a pesar de que la taquilla de la cinta recién estrenada ha dejado bastante que desear.

El director ha afirmado estar entusiasmado con la posibilidad de la Momia de salir de Egipto y moverse por otras tierras, capacidad adquirida en la última película. Así, y por lo que sucede en La momia 3, es altamente probable que, de realizarse, la cuarta parte de esta serie se ruede en China o Perú

Fuente: Informativo Cine

Rob Cohen presenta la última entrega de la saga

Posted in General with tags , , on Juliol 16, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

La taquillera saga de La momia cambia completamente de rumbo al desplazarse a Asia para la siguiente entrega de esta mágica serie de aventuras que ha recaudado más de 800 millones de dólares en la taquilla internacional. El conocido director de éxitos de acción Rob Cohen (The Fast and the Furious/A todo gas, xXx) invita al público a explorar un mundo desconocido con la épica La Momia: La Tumba del Emperador Dragón

Brendan Fraser (la saga de La momia, Journey to the Center of the Earth) vuelve a encarnar al explorador Rick O’Connell, que deberá enfrentarse al resucitado emperador Han (Jet Li, El asesino/War, The Forbidden Kingdom), en un cuento épico que empieza en las tumbas de la antigua China y acaba en las heladas cimas del Himalaya, pasando por las iluminadas calles del Shanghai de la posguerra. En esta nueva aventura, Rick tiene por compañeros a su hijo Alex (Luke Ford, Kokoda, The Black Balloon), a su esposa arqueóloga Evelyn (Maria Bello, Una historia de violencia, World Trade Center) y al patoso hermano de esta, Jonathan (John Hannah, la saga de La momia, La última legión). La familia O’Connell deberá detener a una momia, que acaba de despertarse de una maldición echada hace 2.000 años, antes de que esclavice al mundo entero.La bruja Zi Yuan (Michelle Yeoh, Tigre y dragón, Memorias de una geisha), vengándose de una traición, condenó a permanecer en muerte aparente para la eternidad al despiadado emperador chino Dragón y a sus diez mil guerreros, que han esperado en su mausoleo durante cientos de años, olvidados de todos, cual ejército de terracota. Pero cuando engañan al joven y apuesto aventurero Alex O’Connell para que despierte de su sueño eterno al temible gobernante, al temerario arqueólogo no le queda más remedio que pedir ayuda a las únicas personas que saben más que él acerca de los no muertos: sus padres.El monarca regresa a la vida con todo su poder, y nuestros protagonistas descubren pronto que su afán de dominación no ha hecho más que crecer en todos estos años. Sirviéndose de impresionantes poderes sobrenaturales, el Emperador Momia cruzará el Lejano Oriente con su legión sin que nadie pueda detenerle… a menos que los O’Connell encuentren la forma de hacerlo.

La aventura se dirige a Oriente: El regreso triunfal de los O’Connell La carrera del director Rob Cohen está plagada de auténticos éxitos de acción, como xXx y The Fast and the Furious/A todo gas, pero la mayoría de espectadores no sabe que el realizador es un amante de la antropología interesado por Asia, donde incluso ha residido. Cuando se le propuso ponerse a la cabeza de una aventura épica de la saga de La momia que transcurriría en Oriente, Rob Cohen pensó que podría unir sus dos pasiones, el cine y China.El director explica su interés por China en el libro que acompaña a la película La Momia: La Tumba del Emperador Dragón: “Siento un profundo interés por la cultura china y me fascina la grandiosidad y el tumulto de sus 5.000 años de historia. Desde que iba al instituto, cuando mi madre empezó a pintar acuarelas chinas en su tiempo libre, China se apoderó de mi imaginación. Me intrigaban las dinastías, sobre todo la Tang y la Ming, sus exploradores, que se adentraron en Indonesia, India, África, y los gigantescos ‘barcos de tesoros’ que quizá dieron la vuelta al mundo mucho antes que Magallanes y posiblemente llegaron a América antes que Cristóbal Colón”.El guión de la nueva entrega de La momia, escrito por Alfred Gough y Miles Millar, gustó a Rob Cohen por su humor y por las aventuras épicas que vivían los O’Connell. No era la primera vez que se basaba en material procedente del Lejano Oriente para su trabajo: “Me encanta la historia y he leído mucho acerca de la historia de China. Ya tuve ocasión de unir mi profesión y mi pasatiempos cuando dirigí Dragón: la vida de Bruce Lee y la miniserie ‘Vanishing Son’, acerca de dos hermanos chinos que emigran a Estados Unidos”.Por suerte, los productores que se habían encargado de las dos primeras entregas, The Mummy/La momia en 1999, y The Mummy returns/El regreso de la momia en 2001, querían cambiar de rumbo y habían pedido a los guionistas Alfred Gough y Miles Millar que dieran un nuevo giro a la saga. Estaban convencidos de que habían agotado las posibilidades de Egipto y buscaban a un director capaz de llevar a los temerarios O’Connell a otro continente. En cuanto al interés que despiertan las aventuras de nuestros arqueólogos, el productor Stephen Sommers dice: “Creo que tuvieron tanto éxito porque son aventuras románticas que transcurren en decorados exóticos. Eso siempre gusta”.La Momia: La Tumba del Emperador Dragón es la tercera entrega de La momia producida por James Jacks y Sean Daniel. En esta ocasión, se les han unido Bob Ducsay y Stephen Sommers. Los cuatro colaboraron en las dos primeras entregas de la saga, dirigidas por Stephen Sommers y montadas por Bob Ducsay, que también fue el productor ejecutivo de The Mummy Returns/El regreso de la momia.

“Pasaron años antes de que se nos ocurriese la idea de usar los guerreros de terracota de China”, dice el productor Bob Ducsay. “Pero nos dimos cuenta de que podría funcionar como un catalizador para las nuevas aventuras de unos personajes muy queridos por los espectadores”.Los cuatro productores eligieron a Rob Cohen por ser un realizador con la suficiente experiencia para crear una película a la altura de lo que imaginaban. “Por suerte, Rob estaba interesado en dirigir la película”, recuerda Bob Ducsay. “Era el realizador ideal para nosotros. Sabe lo suficiente para encabezar una gigantesca producción en dos continentes, es genial a la hora de dirigir a los actores y las escenas de acción y, además, tiene un gran sentido del humor, todos los ingredientes necesarios para una película de La momia”.“Me gustó mucho la idea de que los guerreros de terracota de Xi’an fueran las momias”, dice Rob Cohen. “Nos permitiría explorar la historia china de dos periodos, 200 años antes de Cristo y 1946, durante la posguerra. Los protagonistas vivirían una aventura totalmente nueva; sería espectacular, pintoresca y completamente oriental”.Hablando de su interés por producir otra entrega de la saga, el productor Sean Daniel reconoce que se debe a su obsesión con el género desde la infancia: “Cuando era niño, no me perdía una sola película de Boris Karloff haciendo de momia ni de ninguna otra película de momias. Recorté fotos de la momia de la revista Famosos Monstruos del Cine y las pegué en la pared. Nada más entrar en Universal, empecé a hablar de una película de momias, son mis favoritas”.El productor James Jacks añade: “Hace casi una década que somos parte de la familia O’Connell. Nos enorgullece ver que las aventuras siguen y que Rick y Evy han dado el relevo a su hijo Alex. Reconozco que es como ver crecer a un hijo”.A los cineastas sólo les quedaba buscar a un emperador digno de luchar contra los O’Connell y enfrentarse al reto que supone crear dos mundos tan dispares como el año 200 antes de Cristo y el año 1946.

Héroes atemporales y brutales señores de la guerra: El reparto de la película La aventura empieza cuando convencen al joven explorador Alex O’Connell, de 21 años, para que despierte al Emperador Momia. El guerrero más fiero que jamás conoció China no pudo dominar el mundo hace más de 2.000 años porque se lo impidió la maldición de la bruja Zi Yuan. Ahora, recién despertado, sabe que el mundo sigue esperando ser conquistado. Pero si quiere conseguirlo, deberá llegar al famoso Shangri-La para alcanzar la vida eterna. Si bebe de la fuente de la vida eterna, podrá despertar al ejército que le espera bajo tierra, siempre y cuando Rick, Evy y Alex O’Connell no se lo impidan.Era esencial que Brendan Fraser volviera a interpretar el papel del apuesto aventurero Rick O’Connell, y que algunos de los otros actores de las anteriores entregas se unieran a él. “Nadie puede imaginar una película de La momia sin Rick O’Connell”, explica Bob Ducsay. “Brendan es la encarnación perfecta del personaje. Está magnífico. Yo diría que está en mejor forma física ahora que en la primera película. Ha hecho cosas increíbles, casi nunca ha necesitado un doble”.

Brendan Fraser agradece que el tiempo pasado desde la anterior entrega se refleje en el guión: “La familia se ha desarrollado y se puede explorar otro tema, la reunión de una familia que se había distanciado. Nos encontramos a una pareja que echa de menos su vida pasada y a un hijo que se muere por ser como ellos. Quiere complacer a su padre, pero está un poco mimado. Sin quererlo, descubre al malo de todos los malos, la tumba de un emperador que fue un auténtico déspota. Por culpa de una serie de casualidades, como manda la tradición, libera a otra momia y los O’Connell deberán detenerla”.El director Rob Cohen siempre tuvo muy claro quién debía encarnar al Emperador: “Nunca pensé en nadie que no fuera Jet Li, no me cabía en la cabeza”.

El famoso actor no estaba disponible para toda la duración del largo rodaje de La Momia: La Tumba del Emperador Dragón, por eso Rob Cohen sugirió que el guión explicara que había sido maldecido y convertido en un emperador de barro. “Se nos ocurrió que un personaje de barro creado digitalmente andase y hablase como Jet”, explica el director. “En un momento dado, regresa como Jet de carne y hueso. A él y al estudio les encantó la idea”.Jet Li, hombre parco en palabras, apreció los conocimientos de Rob Cohen de la cultura china. También le gustó su visión del proyecto y no dudó en aceptar el papel de Emperador: “Rueda como los directores de Hong Kong, con mucha energía, muchos cambios, mucha rapidez”.La oscarizada Rachel Weisz prefirió no volver a encarnar a Evy. La duración del rodaje y tener que desplazarse al extranjero no le era posible con hijos pequeños. No hubo más remedio que buscar a alguien que la sustituyera.“Después de muchas reuniones, decidimos hacer pruebas de cámara con cinco actrices”, dice el director. “Maria Bello nos dejó impresionados. La química con Brendan fue inmediata. Luego está la belleza, el sentido del humor y la precisión interpretativa que la han hecho triunfar en películas como The Cooler y Una historia de violencia. Maria no tenía problemas con el acento británico y aportó mucha frescura al papel”.La actriz tenía ganas de encarnar a una heroína con la que simpatizaba: “Evy y yo tenemos muchos puntos en común. Las dos somos aventureras. Siempre he pensado que tengo alma de gitana, y estoy dispuesta a saltar al vacío. De adolescente, era una adicta a las novelas románticas de aventuras. Solían tratar de una mujer que se vestía como un hombre, que sabía manejar la espada, que se colaba en un barco, y de la que el capitán acababa enamorándose. Quería ser como ella”.“Maria despedía energía y fuerza cuando leyó el papel”, dice Brendan Fraser. “Es una gran actriz que ha hecho papeles muy diversos, pero siempre dice: ‘Quiero trabajar en una película donde pueda manejar el látigo, disparar pistolas y montar a caballo’. Descubrimos que Rick y Evy han guardado las pistolas y abandonado los yacimientos. El sedentarismo aburre a Evy y regresa a las aventuras con enorme entusiasmo”.Los seguidores de la saga se alegrarán de saber que John Hannah vuelve a encarnar al patoso Jonathan, el hermano de Evy, que puede ser una gran ayuda o un gran desastre para la familia O’Connell. El productor Bob Ducsay dice: “Recuerdo que cuando ofrecimos el papel a John para la primera película, no entendía por qué le dábamos un rol cómico. A pesar de que él lo niega, es un cómico nato, como ha quedado demostrado en las dos entregas anteriores”.Jonathan no duda en recordarle al público lo que cualquiera haría si le persiguiese un no muerto, es decir, correr como un poseso. John Hannah dice, riendo: “Jonathan siempre busca una salida. Es lo más natural si a un tipo inmortal de unos 2.000 años le da por querer quitarte la cabeza. Mi primera reacción sería correr, no me enfrentaría a él”. La actriz malaya Michelle Yeoh da vida a la inmortal bruja Zi Yuan, que condenó el Emperador a una vida eterna de barro por haber destruido su felicidad. La gracia y la belleza de Michelle Yeoh conquistaron a todos. Brendan Fraser resume la admiración que el equipo sentía por ella: “Aporta una calidad regia a Zi Yuan, la liviana guardiana de la fuente de la juventud. La dignidad innata de Michelle da credibilidad a la serena belleza de su personaje, que lleva 2.200 años esperando para vengarse”.El papel de Zi Yuan atrajo inmediatamente a la estrella internacional, a la que hemos visto en películas como Tigre y dragón o Memorias de una geisha. “Me entusiasmó el personaje porque es mágico”, dice la actriz. “Conoce a su gran amor, pero el Emperador impide que sea feliz porque la desea y quiere que le dé el secreto de la vida eterna. Le rechaza y usa sus poderes para maldecirle. Es un papel maravilloso”.Para interpretar a Lin (por la que Alex se siente muy atraído), la hija de Zi Yuan y guardiana de la tumba del emperador Shihuang, el director escogió a la joven actriz china Isabella Leong. Decidida a hacer una película de habla inglesa, no se dejó intimidar por los diálogos ni por el duro entrenamiento requerido para encarnar a una asesina que ha jurado mantener cerrada la tumba para la eternidad.

Un telón de fondo épico: El diseño de producción Cuando Nigel Phelps se reunió por primera vez con el director, supo inmediatamente que estaba a punto de embarcarse en un viaje plagado de retos para un diseñador de producción. Era de suma importancia que La Momia: La Tumba del Emperador Dragón transmitiera una sensación épica, por lo que debería diseñar decorados únicos, incluso míticos.“En un proyecto como este, donde todo es a gran escala, hay que decidir desde un principio qué decorados se construirán y qué efectos digitales se añadirán”, explica Nigel Phelps. “Es lo primero que se habla con el director. Pero la decisión de rodar en China nos permitió usar muchos más decorados construidos y naturales que en cualquier otra parte del mundo. Cuando se concibe una sala como el mausoleo donde descansan los guerreros de terracota, es obvio que no hablamos de un decorado íntimo”.El estilo de la película se debe en gran parte a la pasión del director por la cultura china y sus estudios budistas. Ante todo quería que fuera lo más auténtico posible. En su opinión, el diseño de la película refleja “la historia china de una forma poco habitual, y nos esforzamos en explorar dos épocas, la historia en el año 200 antes de Cristo y la China de 1946”.El director y el diseñador de producción decidieron que los movimientos de la cámara no podían restringirse cuando se trataba de rodar al emperador más poderoso del mundo recorriendo el continente con 2.200 años de diferencia. Por lo tanto, la mayoría de los decorados debían permitir al director de fotografía Simon Duggan y a su equipo realizar tomas de 360 grados.

Para conseguirlo, los decorados no siempre eran absolutamente fieles al guión original. Nigel Phelps y Rob Cohen estaban abiertos a otras posibilidades cuando buscaban localizaciones. El diseñador de producción recuerda: “Cuando llegamos a China para localizar decorados, viajamos a Ningxia para ver las enormes dunas de arena. En el hotel, ojeando un folleto, descubrí que había pirámides en la región”.“El paisaje es muy similar al de Tian Mo, la zona desértica al norte de Pekín”, sigue diciendo. “No había nada parecido previsto en el guión, pero sabía que a Rob le encantaría. Así fue, y decidimos que las pirámides irían al principio de la película. Seguro que el público pensará que esas pirámides han sido creadas digitalmente, nadie espera ver algo así en China”.Las gigantescas pirámides están en un valle con cientos de tumbas de un pueblo aniquilado por los mongoles porque algunos de sus miembros dispararon las flechas que mataron a Gengis Khan. Esta zona olvidada fue descubierta hace unos 200 años.

El diseñador, que tiene en su haber películas épicas del calibre de Troya, explica cómo trabaja: “Cuando leo un guión, me imagino la historia y lo veo todo en función de la luz y las formas. Esto es luminoso, aquello oscuro. Esto es alto y delgado, aquello es pequeño y gordo. Hay que obtener una variedad y un equilibrio que encajen con la narración. Es un poco como la música, se puede aplicar los mismos principios a los colores”.Luchar contra los no muertos: Espadas y artes marciales La película no haría honor a su nombre si no hubiese complicadas secuencias de lucha. Cualquier secuencia en la que participe el maestro de las artes marciales Jet Li sube el listón muy alto, pero si le añadimos el krav maga de Brendan Fraser, la esgrima de Michelle Yeoh, el kung fu de Isabella Leong, la lucha callejera inspirada en artes marciales de Luke Ford y los puñetazos de Maria Bello, es una garantía para que los amantes de las secuencias de lucha se lo pasen bien.Jet Li alaba los conocimientos del director: “Rob entiende el ritmo. Sabe mantener la rapidez necesaria para que una secuencia de lucha sea buena. Además, se atreve con ángulos muy interesantes”.Efectos visuales y efectos especiales: Cómo mezclar la fantasía con la realidad Para crear las escenas más complejas de La Momia: La Tumba del Emperador Dragón ha sido necesaria una fusión impecable de efectos visuales y especiales. Tomando en cuenta el asombroso abanico de efectos en la película, desde criaturas antiquísimas y avalanchas a complicadas batallas con personajes digitales en decorados digitales y efectos visuales, los cineastas no se enfrentaban a una tarea fácil.Para crear al Emperador Dragón y su legión de guerreros de terracota, el equipo de efectos diseñó una serie de soldados “líquido-sólidos” capaces de inclinarse y arrodillarse. Al moverse se agrietan, pero se recomponen inmediatamente.Para empezar a diseñar al Emperador Momia, Digital Domain realizó un ciberescaneo de Jet Li con cámaras tridimensionales para poder generar sus características en una estatua de terracota.Ya que el Emperador controla todos los elementos, tierra, fuego, aire y agua, es un enemigo realmente peligroso. Para colmo, también tiene poderes curativos. Joel Hynek, cosupervisor de Digital Domain, explica: “Está lleno de magma. Cuando se agrieta, pierde trozos, pero el magma sube a la superficie y se solidifica”.

El truco era conseguir que el emperador se moviese sin parecer un hombre con una máscara de goma. Digital Domain realizó estudios de estrés en objetos de barro cocido para saber qué aspecto tendrían al expandirse, agrietarse o romperse. A continuación, incorporaron los resultados en la momia y su legión del terror. Joel Hynek comenta: “Los guerreros de terracota no se arreglan si no cruzan la Muralla, seguirán deteriorándose, pero si consiguen pasar al otro lado de la Muralla, serán inmortales”.Aunque sólo se ha excavado una fracción de guerreros de barro cocido del suelo chino, había que resucitarlos a todos. Digital Domain se encargó de crear dos inmensos ejércitos formados por 4.800 guerreros de terracota (los hombres del Emperador) y 2.500 soldados del Ejército Fundacional (los hombres a los que mató el Emperador).“Los soldados del Ejército fundacional son los buenos”, explica el cosupervisor de efectos especiales Matt Butler. “Son los trabajadores que llevan 2.000 años debajo de la Muralla. Regresan a la vida con un aspecto bastante horrible. No todos son esqueletos, hay muchas variaciones, que van desde casi normal a hueso total. Lo más difícil fue conseguir que un ser totalmente desecado diese la impresión de bondad”.Mediante el estudio de imágenes antiguas, textos actuales de embalsamamiento y libros de anatomía, los miembros del equipo no tardaron en convertirse en auténticos especialistas en huesos y músculos. Matt Butler explica: “Nos permitió diseñar herramientas para transformar un cuerpo sano en un cuerpo envejecido, un cuerpo sólo con músculos y tendones, o sólo con huesos”.Para que los movimientos de cada uno de los personajes fueran independientes, Digital Domain usó un programa llamado ‘Massive’, desarrollado por Stephen Regelous, y que se ha usado en las batallas de numerosas películas, la trilogía de El señor de los anillos, entre otras. “Stephen diseñó y creó una herramienta que nos permite crear miles de seres sensibles, humanos o criaturas”, explica Matt Butler. “Todos pueden tomar decisiones individuales de acuerdo con las reglas diseñadas por el dibujante. Puede decirse que el dibujante diseña el cerebro de esos personajes”.Los auténticos guerreros de Xi’an sirvieron de referencia ya que cada ninguno tiene la misma cara, cuerpo o peinado. Después de escanear sus imágenes, el equipo inventó un sistema para intercambiar partes de los cuerpos para que el público jamás vea a un soldado repetido cuando se lanzan al ataque. Sólo quedaba conseguir que se moviesen según iban rompiéndose y recomponiéndose. No era fácil, tratándose de objetos inanimados que debían moverse. “Antes de todo, rodamos una escena de batalla como referencia”, explica Joel Hynek. Vic Armstrong, Matt Butler y yo estudiamos la acción de diversas batallas. A continuación, Matt y Vic trabajaron en Montreal para capturar lo que necesitábamos”.“Rob quería que los guerreros parecieran reales y no copias”, dice Vic Armstrong. “Son batallas grandiosas, épicas. Afortunadamente, la tecnología del siglo XXI es de mucha ayuda. Trabajé muy de cerca con el equipo de efectos visuales para planear cada toma. También realizamos bastante trabajo de captura de movimientos con personas que representaban a ambos ejércitos. Los guerreros de terracota iban de azul, los otros, de verde. Luchan de verdad y eso es realista. El ordenador captura a la persona real y sustituye su imagen por un soldado de arcilla o un esqueleto. La coreografía de la batalla también cuenta. Debe tener toques de humor para rebajar la tensión, pero a la vez debe parecer violenta y realista”.

Fuente: Ocio Joven