Arxivar per Miguel de Cervantes Saavedra

"Las Aventuras de Don Quijote de la Mancha", presentadas por el grupo teatral Séptimo Piso

Posted in General with tags , , , on Agost 25, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

“Las Aventuras de Don Quijote de la Mancha”, presentadas por el grupo teatral Séptimo Piso, a través de la versión del reconocido escritor y director Humberto Orsini, es un montaje didáctico y educativo, muy entretenido

El Teatro Cadafe, conjuntamente con el Centro de Arte la Estancia-Pdvsa, reanuda sus actividades culturales a través de la presentación de una variada programación de obras teatrales, que se iniciarán desde este domingo 24 de agosto y hasta el 14 de diciembre de 2008.La variada cartelera se inicia con la presentación de la obra “Las Aventuras de Don Quijote y Sancho Panza”, una versión juvenil de la obra maestra de Manuel de Cervantes Saavedra, Don Quijote de la Mancha, para celebrar los 400 años de la publicación de esta novela emblemática de la literatura universal, que recrea las peripecias de Alonso Quijano, un caballero andante.”Las Aventuras de Don Quijote y Sancho Panza”, presentadas por el grupo teatral Séptimo Piso, presentan la versión del reconocido escritor y director Humberto Orsini, en un montaje didáctico y educativo, muy entretenido, que resalta los valores de la literatura universal, para jóvenes y adultos.

Autora: Suelkys Contreras
Fuente: Radio Nacional de Venezuela

Anuncis

La cocina y el vino en ‘El Quijote de La Mancha’ (I parte)

Posted in General with tags , on Agost 13, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

Miguel de Cervantes Saavedra vino al mundo en Alcalá de Henares, el 29 de septiembre de 1547. Por sus innegables méritos como escritor ha sido llamado “la máxima figura de la literatura española”, y también “príncipe de los ingenios”. Su importancia como escritor es de tal magnitud que al idioma castellano se le conoce como “la lengua de Cervantes”.Por otro lado, la posteridad lo conoce por el mote de el “Manco de Lepanto”, pues en la celebérrima batalla naval (en la cual el expansionismo otomano fue frenado por la Santa Liga), que tuvo lugar en el golfo del mismo nombre, en Grecia, el 7 de octubre de 1571, resultó herido de la mano izquierda, la cual le quedó anquilosada.Tras pasar cinco años prisionero en Argel retornó a España, en 1580, donde dio comienzo a su ingente tarea literaria, en la cual sobresale El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, publicada -la primera parte- en 1607. Otras obras suyas son La Galatea, las Novelas Ejemplares (que comprenden Rinconete y Cortadillo, El celoso extremeño, El licenciado vidriera y El coloquio de los perros, entre otras, que vio la luz en 1613), La Numancia y Los trabajos de Persiles y Segismunda. Mucha tinta ha corrido para aludir a las apremiantes necesidades económicas que agobiaban a Cervantes, lo que lo orilló a solicitar un empleo de escribano en América.Mi admirado maestro Félix Martí Ibáñez, médico y literato sin par, escribió en su libro Surco: ensayos sobre literatura, historia de la medicina, arte y psicología, lo siguiente, acerca del estado que guardaba España en tiempo de Miguel de Cervantes Saavedra: “El cuadro de la España de Don Quijote, la España de comienzos del siglo XVII, era triste y sombrío. Pese a los galeones de América, cuyas cuadernas crujían bajo el peso de las barras de oro, la pobreza y el hambre reinaban en toda la Península Ibérica. Símbolos de la miserias dela época son la escasez de las ventas en donde paró Don Quijote, en las que no había “sino lo que el viajero traiga consigo”, y la proverbial flaqueza de las alforjas del perennemente hambriento Sancho Panza… Tan mala era la situación, que en 1590 se le ocurrió a Cervantes solicitar, en vano, un puesto burocrático en Soconusco, Guatemala, y en la Real Audiencia de Santa Fe, en la ciudad de Cartagena, o en La Paz, Bolivia. De habérselo concedido, acaso Cervantes hubiera terminado en vulgar oficinista enterrado en una encomienda americana, y Don Quijote jamás hubiera cabalgado por La Mancha”. En efecto, Daniel Samper Pizano (en un ensayo titulado “Si Cervantes hubiera viajado a América”) escribió que “el 21 de mayo de 1590, Cervantes dirigió una solicitud al Consejo de Indias, entidad que regulaba los viajes ultramarinos. En ella alegaba que había servido a Su Majestad “muchas jornadas de mar e tierra», enumeraba sus heridas, desgracias y hazañas, y finalmente suplicaba, humildemente, que el Rey le “hiciese la merced de un oficio en las Indias de los tres o cuatro que al presente están vacíos”. Ellos eran «la contaduría del Nuevo Reyno de Granada, o la Gobernación de la Provincia de Soconusco en Guatimala, o contador de las galeras de Cartagena o Corregidor de la Cibdad de la Paz”.Y continúa diciendo Samper Pizano lo siguiente: “América era entonces lugar de ventura y aventura para los peninsulares desairados por la fortuna. El propio Cervantes la califica en El celoso extremeño como “refugio y amparo de los desesperados de España”. Para fortuna de la literatura, el Consejo de Indias respondió a la solicitud con una cortante negativa: “Busque por acá en qué se le haga merced”. Se desbarató así la histórica posibilidad de que Cervantes se afincase en el Nuevo Continente. Como consecuencia, el alcalaíno tuvo que seguir dedicado a su oficio de tenedor de libros, comediógrafo y novelista. Bien se sabe que no fue escritor exitoso sino a raíz de la publicación del Quijote, y lo que le dio el alimento fueron sus conocimientos de contaduría. A ellos debió también sus padeceres, pues en 1602 fue recluido en la cárcel de Sevilla, acusado de malos manejos de dinero. Allí concibió la historia de don Quijote de la Mancha, por lo cual es muy poco probable que, si hubiera viajado a las Indias, las aventuras del ingenioso hidalgo hubieran tomado cuerpo en el clima tropical de Guatemala, Colombia o Bolivia. Resulta difícil imaginar qué habría sido de nuestro autor si el Consejo de Indias hubiese autorizado su nuevo destino. Quizá habría perseverado en su oficio de contable. O habría escrito una obra muy diferente a la que le dio fama universal. Lo difícil es pensar que, sin las penurias que atravesó en Sevilla y los personajes que conoció en aquella prisión saturada de toda suerte de reos, hubiese encontrado la materia prima de su obra maestra”.La obra cimera de Cervantes fue El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, que comienza de la siguiente manera (con una manifiesta alusión a la frugal pitanza de aquel alucinado caballero andante -cuyo nombre era Alonso Quijano-, que soñaba con dar fiel cumplimiento a “su oficio y ejercicio de andar por el mundo enderezando entuertos y desfaciendo agravios”): “En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda”.Acerca de estos guisos Lorenzo Díaz, autor del libro La cocina del Quijote, señala que “existen líricas leyendas en torno a los platos “quijotunos”, como la que rodea a los duelos y quebrantos. Cuentan los eruditos que era costumbre, en algunos lugares de La Mancha, que los pastores llevaran a casa de sus amos las reses que entre semana se morían o sufrían alguna lesión, de cuya carne deshuesada y acecinada se hacían tasajos. De estos huesos se componía la olla, en tiempos que no se permitía en los reinos de Castilla comer los sábados de las demás partes de ellas. Esa comida se llamó “duelos y quebrantos”, con sentida alusión al duelo que causaba, como es natural, a los dueños la pérdida del ganado”.Una fiel descripción de los hábitos manducatorios en aquellos lejanos días, es la que nos brinda Manuel Martínez Llopis en su libro Historia de la gastronomía española. Allí leo lo siguiente: “También Cervantes, en distintos pasajes de sus obras, hace citas que contribuyen a divulgar el conocimiento de las costumbres gastronómicas en la España del Siglo de Oro, lo mismo en las clases elevadas que en el modesto campesino. El parco yantar de don Quijote, comida de hidalgo lugareño, es un ejemplo de esa proverbial sobriedad de los españoles. Alonso Quijano, al que llamaban el Bueno, satisfacía su apetito con las sencillas minutas que enumera Cervantes.“Son muchos los detalles gastronómicos -continúa diciendo Martínez Llopis- que menciona Cervantes en sus obras, y por ellos se puede deducir que los pastores, peregrinos, arrieros, trajinantes, y todos cuantos andaban por los polvorientos caminos castellanos, si se veían azuzados por el hambre, podían encontrar, para calmarla, en las ventas que hallaban a su vera, tasajos de cabra y algunas veces de venado, queso ovejuno, bien curado, aceitunas secas, frutas maduras y huesos de jamón”.Existe en internet un portal que encierra notorio interés para quienes se interesan por el origen y significado preciso de las palabras. Se trata de la pagina del idioma español (www.elcastellano.org). Allí leí que “La palabra quijote se usaba en España por lo menos dos siglos antes de que naciera Cervantes, bajo la forma quixote, la misma empleada en la obra de Cervantes. En efecto, la palabra ya aparece registrada en 1335 como nombre de una ‘pieza del arnés destinada a cubrir el muslo’. La voz parece provenir del antiguo cuxot y éste, del catalán cuixot, con el mismo significado, derivado de cuixa ‘muslo’, que se formó a partir del latín coxa ‘muslo’ y sufrió el influjo de ‘quijada’. El quijote era una prenda propia de caballeros andantes, por lo que Cervantes recurrió a ella cuando tuvo que dar un nombre de guerra a su héroe Alonso Quijano”.Numerosos fueron los momentos en los cuales Don Quijote de la Mancha -que por otro nombre lleva el de Caballero de la Triste Figura- y su fiel escudero Sancho Panza “almorzaron, comieron, merendaron y cenaron a un mismo punto”, dada la parvedad de sus condumios y la penuria de sus alimentos. Entre los numerosos trances en que se ven envueltos, ya que el alucinado caballero iba por doquier buscando reprimir a los malandrines, figura el de las bodas de Camacho el Rico, donde Sancho Panza vivió uno de los momentos más gratos de su vida, refocilándose (antes, al contemplar tan suculentos y abundantes guisos; durante, al estarlos engullendo; y después, al recordar, gozoso, los manjares que había manducado) ante la visión de los preparativos de un ágape que parecía ajeno al mundo de Sancho Panza. De esta manera narra Cervantes ese feliz momento: “Lo primero que se le ofreció a la vista de Sancho fue, espetado en un asador de un olmo entero, un entero novillo, y en el fuego donde se había de asar ardía un mediano monte de leña, y seis ollas que alrededor de la hoguera estaban, no se habían hecho en la común turquesa de las demás ollas, porque eran seis medias tinajas, que en cada una cabía un rastro de carne. Así embebían y encerraban en sí carneros enteros, sin echarse ver, como si fueran palominos. Las liebres ya sin pellejo, y las gallinas sin pluma, que estaban colgados en de los árboles para sepultarlas en las ollas, no tenían número. Los pájaros y caza de diversos géneros eran infinitos. Contó Sancho más de sesenta zaques, de más de a dos arrobas cada uno, y todos llenos, según después pareció, de generosos vinos. Así había rimeros de pan blanquísimo, como los suele haber de montones de trigo en las eras. Los quesos, puestos como ladrillos en tejares, formaban una muralla. Los cocineros y cocineras pasaban de cincuenta, todos limpios, todos diligentes y todos contentos. En el dilatado vientre del novillo estaban doce tiernos y pequeños lechones, que cosidos por encima servían para darle sabor y enternecerle, Las especias de diversas suertes no parecía haberlas comprado por libras sino por arrobas, y todas estaban de manifiesto en una grande arca. Finalmente, el aparato de la boda era rústico, pero tan abundante que podía sustentar a un ejercito”Sancho Panza todo lo contemplaba, y luego “con corteses y hambrientas razones rogó le dejasen mojar un mendrugo de pan en una de aquellas ollas. A lo que el cocinero respondió: “Hermano, este día no es de aquellos sobre quien tiene jurisdicción el hambre, merced al rico Camacho. Apeaos y mirad por ahí un cucharón, y espumad una gallina, o dos, y buen provecho os haga”. Otro episodio del Quijote de la Mancha hace referencia a la frustración experimentada por Sancho Panza en la Ínsula Barataria, a diferencia del deleite palatal que le produjo el banquete nupcial ofrecido por Camacho el Rico. Sancho, recién llegado al imaginario lugar cuya gubernatura le fue otorgada como recompensa por sus fieles servicios escuderiles a Don Quijote, fue recibido con grandes muestras de zalemas y elogios por sus supuestos súbditos. Al llegar el momento de disponerse a saborear una abundante y deliciosa comida, se encontró con que un médico, llamado Pedro Recio de Agüero, provisto de una varilla en la mano, le fue indicando a Sancho Panza los platillos que no debía comer, porque -según le dijo con melifluas palabras- resultarían dañinos para su salud. Para desgracia del recién nombrado Gobernador, el matasanos le prohibió probar de todos y cada uno de esos apetecibles guisos, argumentando diversas razones de índole médica por las cuales les era vedado, en beneficio de su salud, degustar con el paladar lo que con sus miradas parecía estar engullendo.La vida de Miguel de Cervantes Saavedra, creador del preclaro caballero Don Quijote, transcurre durante los años del reinado de Felipe II, quien fue proclamado rey de España en 1556 (cuando su padre Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico abdicó para recluirse en el Monasterio de Yuste, en la Provincia de Cáceres, donde murió en 1558). En ese tiempo era España un imperio donde “jamás se ponía el sol”, según afirmaban los panegiristas del monarca hispano, pero dentro del país la pobreza campeaba por doquier, salvo entre los aristócratas allegados a la Corte. No en balde la novela picaresca, que floreció en ese tiempo, muestra con sin igual donaire -en esa epopeya del hambre- la vida de pillos, estafadores, crapulosos y demás ralea de baja estofa, como los que retrató Francisco de Quevedo, en su obra Vida del buscón llamado don Pablos; o aquellos descritos en la novela anónima El lazarillo de Tormes. Otros libros de ese subgénero literario fueron los siguientes: Guzmán de Alfarache, de Mateo Alemán, Vida del escudero Marcos de Obregón, de Vicente Espinel y La vida y hechos de Estebanillo González, para muchos de autor anónimo y para otros obra de Gabriel de la Vega. En todos estos libros los pícaros muestran la agudeza de su ingenio, siempre fértil y desmedido, para aprovecharse tanto de sus respectivos amos como de quienes tenían la desgracia de caer en sus malévolas redes de intrigas y corrupción. Por lo que concierne al vino debo mencionar que Miguel de Cervantes Saavedra refiere, en su inmortal obra El Quijote de la Mancha, la conversación entre Sancho Panza y un caballero, y éste, al advertir que el escudero del andariego desfacedor de entuertos identificaba la procedencia de un vino que le había ofrecido, le dijo que mostraba ser un buen mojón, que conocía bien tan exquisita bebida. Sancho Panza respondióle lo siguiente: “¿No será bueno que tenga yo un instinto tan grande y tan natural en esto de conocer vinos, que en dándome a oler cualquiera, acierto la patria, el linaje, el sabor y la dura, y las vueltas que da de dar, con todas las circunstancias el vino atañederas?””Al respecto, el Diccionario de la Real Academia Española define de la siguiente manera la palabra mojón: “catador de vinos, el que es inteligente en este campo”. En el entremés titulado La elección de los alcaldes de Daganzo, escrito por Miguel de Cervantes Saavedra, un labrador de apellido Berrocal, (quien desea ser elegido alcalde de la población de Daganzo), proclama las cualidades que, a su parecer, lo hacen apto para ese cargo: “Tengo en la lengua toda la habilidad, y en mi garganta no hay mojón que me llegue. Sesenta y seis sabores estampados tengo en el paladar, todos vináticos”. (…)-Continuará en el próximo número 163 de A Fuego Lento-

Autor: Guzmán Peredo
Fuente: A Fuego Lento

Don Quijote contra el ángel azul, una nueva aventura para un peculiar Don Quijote

Posted in General with tags , , , on Agost 13, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

En una actualidad en la que el playback, la decadencia y las “yanquiladas” como las denomina Jerome Savary, (con quien me hubiese encantado charlar de no ser por los “gigantes” contra los que el Quijote que todos llevamos dentro, hemos de luchar de vez en cuando y que en mi caso son identificados como “intermediarios” o “responsables de prensa” altamente incompetentes) han tomado la delantera, desplazando una forma de entender la vida, el espectáculo y su concepción creativa, es bueno, recomendable e incluso saludable volver la vista hacia atrás, armarse de autenticidad, aunque esta palabra y su significado no estén de moda, y arriesgarse y hacer travesuras para inventar un nuevo entuerto por desfacer, para extraer de él una revivida esperanza y la realidad de un sueño olvidado entre las páginas gastadas de un libro, por ejemplo, del libro más conocido y también menos leído. Jerome Savary ha añadido un moderno capítulo al clásico cervantino; un capítulo que transcurre en la actualidad y en el que el Caballero de la Triste Figura (Joan Crosas) viaja a París para luchar contra un gigante rubio y disoluto (Marta Ribera) del que acabará enamorándose. A este eje argumental se adhieren anécdotas, improvisaciones, números musicales, gags, comentarios… elaborados con absoluto dominio por unos intérpretes que cantan, bailan, tocan y todo lo hacen bien. El director francés es un maestro de ceremonias inmenso y el sentido del humor, la ironía e incluso la ternura con las que los distintos “actos” están dibujados son irresistibles. Savary se ríe de la actualidad social, política, artística… y diría que incluso llega a reírse de sí mismo y de la sorprendente poca afluencia de público… un público normalmente receptivo a todo aquello que lleva el sello de “Veranos de la Villa”… tal vez, el Patio Central Conde Duque no haya sido el recinto idóneo para este espectáculo. Demasiado amplio, demasiado lejano, demasiado frío. Quizá en una sala más recogida, donde el escenario y el patio de butacas o grada estuvieran más próximos, más cercanos, donde los intérpretes pudieran interactuar con el público, sin duda, esta travesura se viviría de una forma mucho más intensa y compacta. “Don Quijote contra el ángel azul” se estrenaba en enero en el Teatro de París, donde permaneció hasta el mes de abril. Para la gira por España, La Boîte aux Rêves, la compañía de Savary, ha llevado a cabo una ardua labor de traducción y aprendizaje del texto en español, del que ha salido especialmente airoso Frederic Longbois, un Sancho Panza ágil, divertido, vivaz y como el resto de los intérpretes, extraordinariamente polifacético. Joan Crosas, Don Quijote desde el comienzo de esta aventura, está más que perfecto en la piel del ingenioso y peculiar hidalgo de Savary; se encuentra totalmente cómodo a lo largo de los numerosos estados de ánimo por los que transita el personaje así como en las variopintas situaciones en las que se ve envuelto, sin embargo, es inevitable echar de menos la música en algunos de sus parlamentos… no hubiera estado mal, nada mal, que Savary le hubiera dedicado algún número musical más a este gran actor y no menos grande como cantante. La última en unirse a la trouppe ha sido la reciente y justamente galardonada con el Premio a la mejor actriz de Teatro Musical, Marta Ribera, seductora, sensual y totalmente integrada en el sobresaliente colectivo que ha logrado reunir el fundador del legendario Magic Circus.

Autor: Sofía Basalo
Fuente: La República Cultural

Trae La Scala de Milán a México versión de Nureyev de El Quijote

Posted in General with tags , , , on Agost 12, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

Con más de 130 artistas en escena, el Ballet del Teatro de La Scala de Milán llegará este viernes al Auditorio Nacional, de esta ciudad, para la primera de tres funciones que ofrecerá de El Quijote, en homenaje al ruso Rudolf Nureyev (1938-1993), a 15 años de su muerte. En su segunda visita a México, el ballet viene a esta gira con un elenco que combina el dinamismo y colorido de sus bailarines italianos con el virtuosismo de la técnica ucraniana, destacó la directora de Ars Tempo Producciones, Arcelia de la Peña. En conferencia de prensa, la promotora cultural habló del esfuerzo que se ha hecho para traer a este país al ballet que dirige Elisabetta Terabust, y que cuenta con más de 200 años de tradición, que lo han colocado como uno de los más importantes del mundo. Se trata, agregó Eduardo de León, de una producción que ha costado no menos de un millón de dólares, pero que vale la pena por la magnificencia del espectáculo. Respecto al montaje, Terabust explicó que la versión de El Quijote que traen a este país refleja muy bien el legado de Nureyev, al mundo, pues en esta pieza fusionó su aprendizaje ruso con las influencias de occidente, la española, en particular, para dejar una de sus más sigulares y emblemáticas coreografías. Es una coreografía de una alta exigencia técnica, que va muy bien ahora que se recuerdan los 15 años de la muerte de quien es uno de los grandes bailarines de la historia, que se caracterizó por tener un sello propio e inconfundible. Como coreógrafo, señaló, dio una importancia específica no sólo a los primeros bailarines, a los solistas, sino a todo el cuerpo de ballet, con variaciones interesantes, que ponen a prueba la destreza del bailarín, pero también su sentido artístico. Respecto a las dificultades de adaptar al mundo de la danza un clásico como El Quijote, Terabust refirió que es una de muchas versiones que se han hecho y no sobre toda la obra, sino sobre un pasaje muy particular que es el paso de El Quijote por una aldea gitana. A la conferencia también asistieron los primeros bailarines de la compañía Marta Romagna, Alessandro Grillo y Mick Zeni, así como sus colegas ucranianos invitados, Olesia Nevikova, Leowid Sarafanov y el matrimonio de Anastasia y Denis Matvienko, quienes expresaron su beneplácito por estar en este país. También coincidieron en la dificultad que representa montar El Quijote, de Nureyev, versión estrenada en el Teatro de La Scala, el 24 de septiembre de 1980. Para el primer bailarín italiano Mick Zeni la versión de Nureyev enriqueció al clásico ruso de Marius Petipá, estrenado en el Teatro Bolshoi en 1869, no sólo al elevar el nivel técnico, sino por las variaciones y entradas que requieren la máxima entrega del intérprete. “Trataré de que al término del primer acto no se note que ya estoy muy cansado”, comentó el ucraniano Sarafanov, quien ya ha bailado en México, en la anterior visita del Ballet de La Scala de Milán, en 2005, cuando trajeron Sueño de una noche de verano y Romeo y Julieta. La coreografía, que cuenta con música de Ludwik Minkus, escenografía de Raffaele Del Savio y vestuario de Anna Anni, será presentada con música en vivo, a cargo de la Orquesta de las Américas que dirigirá David Garforth, quien ha sido director invitado de La Scala durante 14 años. La pieza arranca con un prólogo que ubica en contexto al espectador, presentando a Don Quijote, un hombre de campo que se considera legítimo sucesor de los caballeros andantes medievales, sobre los cuales ha leído quizá demasiado. En el primer acto, Kitri, la hija del posadero Lorenzo busca a su enamorado, el barbero basilio, con quien se encuentra en el pueblo. Don Quijote cree encontrar en Kitri a su bella Dulcinea, invitándola a bailar un minuto. En el segundo, la pareja se refugia en un molino de viento, donde conocen a unos gitanos, quienes montan un teatro de marionetas para contar las desventuras de los enamorados. Don Quijote llega al rescate de los oprimidos y destruye el teatro.El tercer acto presenta a la pareja en una taberna, donde hacen amigos y están felices hasta que llega el padre de Kitri a quererla casar con alguien a quien no ama. Basilio amenaza con suicidarse, ella pide ayuda de Don Quijote, quien logra que le den la bendición a los enamorados. Tras una disputa, Don Quijote sale airoso y parte con Sancho Panza en busca de nuevas aventuras. El Teatro de La Scala de Milán fue creado bajo los auspicios de la emperatriz María Teresa de Austria, después del incendio que en febrero de 1776, destruyó el Teatro Regio Ducale, antigua sede de las representaciones líricas en Milán. El recinto fue inaugurado el 3 de agosto de 1778 con la obra L’Europa Riconosciuta, de Antonio Salieri. Por su parte, el pasado de su Ballet se remonta a 1778, de la mano del propio nacimiento del ballet en las cortes renacentistas italianas, bajo el mecenazgo de la familia Sforza. A la fecha es una de las más importantes compañías de ballet en el mundo, con un repertorio lleno de clásicos como El cascanueces, La bella durmiente, Sueño de una noche de verano y el propio Quijote.

Fuente: Informador

Sancho se sube a las tablas de la provincia

Posted in General with tags , , , , on Agost 11, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

La Compañía Escarramán Teatro realizará 12 funciones de la obra “Las aventuras de Sancho en la Ínsula Barataria” en otros tantos pueblos de Guadalajara.

La Compañía Escarramán Teatro que dirige el prestigioso director y actor José Luis Matienzo, uno de los mejores adaptadores del teatro clásico en castellano con el que cuenta la escena nacional, pondrá en escena la obra titulada “Las aventuras de Sancho en la Ínsula” basada en textos de Cervantes en doce localidades de nuestra provincia.Escarramán Teatro lleva desde 1985 haciendo Teatro Clásico divertido con el objetivo de proporcionar el gusto por los textos y autores clásicos con espectáculos que cumplen la misión de divertir y educar en lo más ‘clásico’ del teatro de siempre.El espectáculo consta de una presentación en la que un Cervantes cansado de la vida recuerda hechos de su existencia y de cómo era el teatro en su juventud y cómo evolucionó con él y con Lope de Vega mostrando ejemplos. Al final de la representación, el texto de la obra muestra su deseo de que cómicos del futuro lleven su Quijote a las tablas, recomendándoles los capítulos de Sancho en la Ínsula de Barataria.Sancho tiene que sentenciar pleitos que parecen irresolubles con la única sabiduría de las costumbres, la razón y los refranes, “que son toda mi hacienda”. El Reparto de la obra está compuesto por Ángel Luis Leceta (Cervantes, Doctor, Ganadero), Caterina Martí (Cómico, Consejera), José Luis Matienzo (Cómico, Sancho), Yolanda Álvarez (Cómica, Labradora, Mujer 2, Buscona, Paje) y Arancha Martí (Cómico, Modista, Graciosilla, Mujer, Paje). Dirección: José Luis Matienzo.

Fuente: Guadalajara dos mil

Don Quijote en un cabaret

Posted in General with tags , , on Agost 11, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

Jérôme Savary propone una comedia musical con los personajes de Cervantes

Todavía inquieto, algo petulante y sobrado de sí, el director y actor Jérôme Savary (Buenos Aires, 1942) regresa a Madrid al frente de su nueva compañía privada con Don Quijote contra el Ángel Azul, que se representará también en Peralada (el 14 de agosto) y Albacete (el 31). Se trata de una aventura que ha iniciado tras dejar la gestión de grandes teatros nacionales: “Empecé una nueva carrera a los 65 años, pues hay una ley francesa que obliga a esa edad a dejar los puestos públicos, y entonces, a seguir por mi cuenta”.

De ahí que haya cierto quijotismo en los avatares de esta obra, con ingredientes de absurdo y locura como la vida misma: “Hay que tener el coraje de hacer obras musicales originales lejos de los musicales en serie que son fotocopias de Broadway sin creatividad alguna. Eso sucede en España. En Francia, por ejemplo, El Rey León y Los miserables (que está inspirada por una obra tan francesa como la novela de Victor Hugo) fracasaron, y el público sí responde a obras como ésta que traemos”.
Savary quiere el espíritu bufo del teatro francés perfume su a veces hiriente Don Quijote: “En los tiempos de Luis XIV se llegaron a realizar hasta 1.500 estrenos teatrales en Versalles. ¡El burgués gentilhombre, de Molière, se hizo para una fiesta! Y ponía en solfa un hecho real: cómo un vividor turco, cubierto de diamantes, se hizo pasar por el embajador otomano y vivió tres meses en Versalles junto al rey”.
El director franco-argentino quiere seguir en esa brecha: “Siempre he hecho teatro con música, tal como hacían Shakespeare y Molière, sin ánimo de compararme con ellos; y, además, soy enemigo del play back, que es como hacer el amor con una muñeca hinchable. También pienso que la danza es parte esencial de ese teatro total”. Un teatro total que pasa por penalidades para subsistir: “Me preocupa la tendencia de muchos alcaldes por ofrecer espectáculos de teatro gratis: eso es peligroso. También hay otro drama paralelo: en Francia ya no se enseña teatro en las escuelas y ninguna universidad tiene teatro experimental, como ocurre en todos los campus de Estados Unidos”. Eso lleva a que se rompa una continuidad que Savary explica así: “Tampoco existe prácticamente el teatro de aficionados. No es como en la danza, que miles de jóvenes la practican y por eso, cuando se programa danza, los locales se llenan. En el teatro, la cadena se ha interrumpido”. Y el drama lo tuvo en casa: “Mi hija, a los 17 años, me dijo: ‘Ya sé lo que quiero ser, papá: crítica de teatro’. Y yo le respondí: ‘Espera a que yo me muera, por favor”.
La deserción de la actriz principal original, que encarnaba a Daysi Belle, hizo peligrar el proyecto: “Era una bella rubia que parecía una barbie. Perfecta. Pero se casó con un millonario y, tras el éxito en París, abandonó la compañía y casi manda al paro a todo el grupo. Después encontré a la nueva Dulcinea [la española Marta Ribera], que es más de formas, más mujer, y está maravillosa”.
Como siempre, en las tropas de este singular director hay gente variopinta: “De entrada, es una compañía bilingüe. En nueve días ensayamos la versión en castellano y la línea sigue las huellas del cabaret berlinés, el criterio magic circus donde pasan muchas cosas, como que Sancho Panza vende el caballo a la carnicería o que Quijote se vista de mujer”.

Autor: Roger Salas
Fuente: El País

Reconoce Venezuela ‘El juego es Cervantes’

Posted in General with tags , , , on Mai 9, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

“El juego es Cervantes”, de Miguel Angel Mendo, recibió una mención honorífica en el rubro “Libro de información”.

A Iván, el protagonista de esta historia, le dejan de tarea hacer un trabajo sobre Cervantes. Con pocas ganas de investigar intenta bajar toda la información de internet.

En el momento de hacerlo aparece un hacker vengador que aparentemente lo hace sufrir, pero que en realidad le abre la puerta a un nuevo mundo. Con imágenes en tercera dimensión y aventuras caballerescas, podrás acercarte a una particular mirada de El Quijote y a algunas otras obras de Miguel de Cervantes Saavedra.

Fuente: Mundo Hispano de KSL