Arxivar per Phillip Pullman

La Brújula Dorada

Posted in General with tags , , on Agost 12, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

Basada en la polémica novela “Luces del norte” del escritor Philip Pullman, la primera cinta de la trilogía de La Materia Oscura nos presenta un universo fantástico lleno de imaginación y visualmente espectacular

Prohibida por la iglesia en varios países, la trilogía de Pullman es todo un hito en la literatura fantástica pero al contrario de Narnia y otras novelas similares, esta historia está mucho menos enfocada al público infantil ya que sus planteamientos principales van de lo existencialista a lo filosófico y teológico.
La primera parte de esta saga titulada “La Brújula Dorada”, nos sitúa en un universo paralelo muy similar al nuestro en apariencia, pero con algunas diferencias fundamentales. Los seres humanos llevan el alma fuera del cuerpo y no adentro, asumiendo la forma de espíritus animales llamados Daimonions, que están conectados psíquicamente con la persona. Además, esta tierra está gobernada por el Magisterio, una organización eclesiástica que controla todos los aspectos de la vida y por supuesto, habitan otros seres fantásticos como los Osos acorazados, una sociedad dedicada a la guerra y expertos en el manejo de los metales, o las Brujas que disfrutan de una larga vida surcando los cielos del norte.

Este es el mundo en que habita Lyra Belacqua (Dakota Blue Richards), destinada a cambiar el destino de toda la creación. Lyra es un niña independiente y astuta que vive desde hace años en el Jordan Collage, al que un día arriba su tío Lord Asriel (Daniel Craig) con evidencias de que efectivamente existen universos paralelos a los que se podría acceder a través de una puerta en la aurora boreal, desde donde también proviene una misteriosa sustancia invisible a la que llaman “El Polvo”.
Lyra queda obsesionada con descubrir más acerca del Polvo y aquellos otros mundos, cuando su amigo Roger desaparece repentinamente junto a varios niños, a manos de un peligroso grupo conocido como “Los Zampones”. Todos sus planes darán un giro imprevisto cuando en el Jordan aparece la enigmática Marisa Coulter (Nicole Kidman), una mujer que deja fascinada a Lyra y que le ofrece llevarla al Norte con ella, que es precisamente lo que la niña desea.
Pero esta extraña mujer esconde un terrible secreto ya que es ella la que está detrás de los zampones, que en realidad es un grupo apoyado por el Magisterio llamado Junta General de Oblación, que está llevando a cabo macabros experimentos con los niños secuestrados. Al descubrir esto, Lyra junto a su daimonion Pantalaimon, decide escapar para rescatar a Roger y los demás niños. Pero en esta aventura no irá sola, ya que un ejército de Giptanos liderados por Lord Faa (Jim Carter), y Farder Coram (Tom Courtenay), se embarcan al norte con el mismo fin.
En el camino también se encontrarán con otros aliados como la bruja Serafina Pekkala (Eva Green), el aeronauta Lee Scoresby (Sam Elliott), y el extraordinario Oso acorazado Iorek Byrnison (voz de Ian McKellen), quienes ayudarán a Lyra a derrotar al Magisterio, cuyos malvados planes amenazan éste y todos los universos.
La Brújula Dorada es una entretenida cinta de aventuras, adaptada y dirigida por Chris Weitz quien aceptó el desafío de trasladar a la pantalla grande la compleja novela de Pullman. Desafortunadamente, esa presión por incluir la mayor cantidad de elementos del libro y mantener al mismo tiempo una duración apta para el público infantil a veces le juega en contra, ya que para aquellos que no hayan leído la novela, existirá la sensación de que pasan muchas cosas demasiado rápido y sin tiempo para poder comprender todo a cabalidad

La materia oscura no es una obra infantil aunque su protagonista sea una niña, y es por ello que en el intento por reducir la extraordinaria obra literaria a una cinta de aventuras para éste tipo de público, hace que se pierdan muchos de los elementos más rescatables de la fuente. No obstante, esta cinta se adhiere al contexto creativo del mundo imaginado por su autor creando un producto original en varios sentidos y con una riqueza visual a la altura.
Los daimonions están muy bien logrados, al igual que los fascinantes Panserbjýrne u Osos acorazados y aunque algunos sucesos han sido cambiados de lugar para darle mayor dramatismo cinematográfico, eso no afecta el sentido del relato. Eso si, la decisión de cortar el final dejándolo abierto para la segunda parte no me parece acertada ya que la conclusión que plantea el libro era mucho más intensa y efectiva que el del filme.
La empresa encargada de los efectos visuales es Weta Digital, la misma de El Señor de los Anillos y en algunos momentos se nota como que quisieron recordar a la trilogía de Peter Jackson utilizando artilugios similares. La música a mi parecer no es la adecuada y a veces se vuelve discordante con las imágenes, un punto que ciertamente no pasa desapercibido lo que es una lástima ya que en el cine fantástico el acompañamiento musical resulta ser fundamental.
Pese a sus falencias, La Brújula Dorada cumple su propósito de ser un relato introductorio a la historia, los personajes y a todo éste fantástico universo que a muchos les parecerá novedoso e imaginativo. Aunque los realizadores quedan en deuda con los fans de la serie, ya que se le pudo hacer más justicia al relato original si se le hubiera otorgado un poco más de metraje, además de perder el miedo a la censura de la iglesia.
Una película entretenida, dinámica aunque algo infantil a veces… recomendable para el público de todas las edades.

Autor: Roberto Gaete B.
Fuente: Gay Magazine

Anuncis

Las aventuras de "La Brújula Dorada" regresan en "La Daga"

Posted in General with tags , , , on Abril 12, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

Si ya leyó “La Brújula Dorada”, la primera parte de la aclamada trilogía fantástica del escritor británico Philip Pullman, entonces no espere ni un segundo más para leer su continuación: “La Daga” (Ediciones B). Y si el año pasado vio la versión cinematográfica de “La Brújula Dorada” -protagonizada por Daniel Craig y Nicole Kidman-, entonces mejor léase el libro original, porque el final de la cinta es distinto y ese desenlace no empalma con el inicio de “La Daga”.Las aventuras -y desventuras- de Lyra Belacqua continúan sin dar tregua. Porque tras el rescate de los niños secuestrados en el polo norte por el Magisterio, ella cruza hacia un mundo paralelo en que descubre la ciudad de Cittàgazze, donde todos los adultos han desaparecido. Allí conocerá a Will Parry, un niño proveniente de nuestra dimensión y que llegó hasta ese mundo después de matar accidentalmente a un hombre para proteger a su madre.Will busca a su padre, un explorador perdido hace tiempo y cuyas cartas enviadas a su madre era precisamente lo que buscaba el hombre que murió.Ambos enfrentarán nuevos peligros que los conducirán hacia la Daga, un poderoso instrumento mágico que permite cortar las fronteras que separan los diferentes universos. Sin duda, un instrumento capaz de alterar los equilibrios de poder en los distintos universos paralelos.La saga de “La Materia Oscura” (“The Dark Materials”), escrita por Pullman, ha vendido más de 15 millones de copias desde 1995. Sin embargo, su aceptación por los lectores y la crítica no la ha librado de las fuertes acusaciones de parte de ciertos sectores católicos, que ven en su obra una crítica encubierta a la Iglesia. Y que surgieron al poco tiempo de que “La Brújula Dorada” (cuyo título original es “Luces del Norte”) llegara a las librerías británicas.Es que la trilogía de Pullman, a pesar de estar dentro de la categoría de literatura fantástica, está lejos de ser una obra infantil. Por el contrario, quienes más suelen apreciar su valor literario son los jóvenes y adultos. Tal vez por eso no sería extraño que el proyecto cinematográfico original quede reducido sólo al primer tomo de la serie.La saga tiene un cuarto libro llamado “El Oxford de Lyra”, que sirve de vínculo argumental entre la trilogía original y los nuevos títulos todavía no publicados: “Once Upon a Time in the North” y “The Book of Dust” (ambos títulos no son definitivos).

Autor: Alberto Rojas, M.
Fuente: El Mercurio On-Line

La Asociación Católica alerta del "anticatolicismo" de "La brújula Dorada"

Posted in General with tags , , on Desembre 13, 2007 by Biblioteca Plaça Europa

La Junta directiva de la Asociación Signis España, tras consultar a los obispos de la Comisión de Medios de Comunicación de la Conferencia Episcopal Española, según ha comunicado Juan Orellana, presidente de esta Asoaciación, ha decidido emitir un Comunicado sobre la película “La brújula Dorada”-que puede leerse íntegro en la sección “Documentos”, de http://www.agenciaveritas.com-, en el que se expresa la conveniencia de que los padres católicos no lleven a sus hijos a ver este film

El comunicado se emite ante las reacciones que la película ha suscitado “en diversos ámbitos por su presunto anticatolicismo y sobre todo debido a la importante cantidad de solicitudes de información y criterio por parte de muchos fieles católicos y padres de familia”.

El texto pone de manifiesto algunos de los elementos de la película que pueden interpretarse como alusiones anticatólicas soterradas, y subraya que “como filosofía de fondo la película propone un mundo donde nada ni nadie tenga autoridad -aunque en el film se habla a veces de la “verdad”-, un mundo en el que la última palabra cosmológica parece tenerla el materialismo”.
“ Por último, nos parece muy sensato que padres católicos prefieran que sus hijos no vean este film, por las razones arriba expuestas. También creemos que la encriptación de las analogías anticatólicas hace que su supuesta eficacia quede suficientemente mermada e incognoscible para el público juvenil”, subraya el comunicado de Signis.

Signis es la Asociación Católica Mundial para la Comunicación, que preside en España Juan Orellana, director del Departamento de Cine de la CEE.

’’La brújula Dorada’’, una película anticatólica

CanalSocial.net afirma en su crítica de cine que “The Golden Compass”, que ha sido traducido al castellano como “La brújula Dorada”, es una película terriblemente anticatólica. Dirigida por Chris Weitz, promete ser el éxito de las próximas vacaciones de Navidad.
Está dirigida principalmente a los niños y etiquetada como película familiar pero se basa en una serie de libros del escritor ateo Phillip Pullman, autor de la trilogía de “La Materia Oscura”. Esta película se presenta como una “Anti- Las Crónicas de Narnia” que tiene como objetivo principal introducir a los niños al ateismo.

El argumento narra las aventuras de una niña huéfana de 12 años, Lyra Belacqua (Dakota Blue Richards), que vive en una dimensión paralela a la nuestra en Oxford, Inglaterra. En su mundo, cada humano tiene su daimon, una especie de espíritu en forma de animal que acompaña a cada persona.

Nicole Kidman interpreta a Marisa Coulter, una dama de la alta sociedad de apariencia encantadora, pero que esconde su lado más oscuro: es ambiciosa y fría. Daniel Craig es Lord Asriel, el tutor de la pequeña Lyra. Y Eva Green es Serafina Pekkala, la líder de un clan de brujas que protegerá a la niña protagonista.

La Liga Católica de EE.UU. se ha sentido molesta porque en los libros, la Iglesia es la que ostenta el poder en este universo paralelo y es mostrada como una institución amenazante. La joven Lyra se rebela contra los conocimientos que la Iglesia, en la ficción de su obra, quiere inculcarla, y la imagen del Paraíso o los ángeles no se corresponden con la cristiana. Su presidente, Bill Donohue, ha grabado un vídeo que puede verse en su página web.

Los principales malhechores de la serie de libros son “El Magisterio” formado por cardenales y hata el mismo Papa. La protagonista es una niña huérfana que tiene como objetivo vital “matar a Dios” para librar al mundo de su tiranía. Lo más curioso de la película es que lo presentan todo de manera más inocente posible y con grandes efectos especiales disfrazándolo todo como un cuento infantial. Para encubrir más el mensaje, han eliminado del guión las partes más anticatólicas del libro.

La trilogía del escritor Phillip Pullman

El fin de la película es cautivar a las familias confiadas en ver una película infantil para que luego los niños se enganchen a los libros con más contenido anti-crisitiano.
Esta superproducción ha costado 250 millones de euros, por lo cual, los productores esperan que iguale a otros éxitos como “Harry Potter” o “El Código Da Vinci”.

Fuente: Rojo y Negro

Se estrena "La Brújula Dorada"

Posted in General with tags , , , on Desembre 13, 2007 by Biblioteca Plaça Europa

La trilogía de películas El Señor de los Anillos”, basada en los libros del maestro J.R.R. Tolkien podrán gustar a muchos y disgustar a otros tantos, pero lo que es seguro es que ha marcado un antes y un después en la historia del cine. Sin entrar a hablar de la mayor o menor calidad de las películas de Peter Jackson, el principal mérito que le debemos conceder a esta superproducción de New Line Cinema es el haber conseguido abrir la puerta de entrada de los grandes libros de fantasía al mundo del séptimo arte. Vale vale, no la toméis conmigo, el mérito no es único de Tolkien, sino que es compartido con otra de las grandes franquicias de hoy en día, la saga de películas basadas en los libros de Harry Potter aunque el relato de Pullman es contemporáneo al de J.K. Rowling y su inspiración debe más a los autores del siglo XVII, en los que el escritor se especializó en Oxford, que a las aventuras del mago adolescente

El cine ha cambiado tanto desde la llegada de estas dos grandes sagas que ahora los grandes estrenos esperados por prácticamente toda la masa de público suelen estar siempre relacionados con la fantasía y con libros, o en su defecto, con el mundo de los cómics y en una menor porción con el de los videojuegos. Las principales películas de este año que se acerca a su fin han sido Harry Potter, Stardust, 300, Spiderman 3 y poco más. Las únicas películas que parecen acercarse en taquilla a estas grandes producciones fantásticas son las de animación, que cada vez alcanzan un mayor peso en el mercado.

Un claro ejemplo de este cambio de tendencias es observar como desde los esperados estrenos de las películas de El Señor de los Anillos cada navidad, se han venido sucediendo una serie de grandes estrenos de fantasía los últimos finales de año. La Navidad del 2005 nos llegó la película Las Crónicas de Narnia, basada en las obras del escritor C.S. Lewis, de la que se está preparando la segunda entrega para el próximo año. En diciembre del año pasado pudimos ver Eragon, adaptación cinematográfica del libro homónimo escrito por el italiano Christopher Paolini. Y este año, para no ser menos, tras estrenos destacados de fantasía a lo largo del año como Stardust o Los 6 Signos de la Luz, nos llega nuevamente en Navidad un esperado estreno, La Brújula Dorada, película basada en el libro Luces del Norte del escritor Philip Pullman, que forma parte de la saga literaria llamada La Materia Oscura.

La Brújula Dorada nos adentra en una aventura fantástica que transcurre en un mundo paralelo en el que las almas de las personas se manifiestan como pequeños animales, hay osos parlantes que hacen la guerra y niños que desaparecen misteriosamente. En el centro de la historia tenemos a una niña de 12 años, Lyra (Dakota Blue Richards), que se pone en camino para encontrar y rescatar a Roger (Ben Walker), su mejor amigo, y que acaba envuelta en una búsqueda extraordinaria para salvar su mundo y el nuestro.

La sociedad de este fantasioso mundo se encuentra gobernada por un régimen autoritario y opresor representado en un único organismo, el llamado Magisterio, que dicta lo que se debe hacer, decir y pensar. Últimamente, el magisterio ha emprendido una especie de sprint final para conseguir dominar totalmente a las nuevas generaciones, para lo que ha promovido el secuestro de niños con el fin de llevar a cabo una serie de experimentos. En plenos comienzos de la crisis de las creencias del Magisterio surge la figura de Lord Asriel, el tío y protector de Lyra, un intrépido investigador que ha desafiado las doctrinas establecidas al intentar demostrar la existencia del llamado Polvo, un extraño fenómeno que interconectaría los diferentes mundos paralelos entre sí. Entre todo esto, el mejor amigo de Lyra, Roger, es secuestrado por los secuaces del magisterio, los devoradores, y la joven le jurará que irá a salvarlo allá donde lo lleven. A Lyra se le entregará un preciado tesoro, la Brújula Dorada, un objeto que otorgará a quien sepa usarla el poder de conocer siempre la verdad. En su búsqueda de Roger se verá envuelta en tramas de traiciones, mentiras y sobre todo en aventuras, muchas aventuras. Cabalgará a lomos de un oso de las nieves, conocerá a los Gypcios del mar, a las Brujas del cielo y volará entre las nubes a bordo de un curioso aparato volador.

El escritor del libro, Philip Pullman, llevó al diseñador de producción del filme a un museo de piezas mecánicas para mostrarle artefactos que lo inspiraron en la creación del objeto. Linda sorpresa se llevó el productor: el aletiómetro era el resultado de la mezcla de muchos instrumentos. El objeto fue primero creado en la computadora; luego fue procesado a través de una máquina de prototipos que dio como resultado modelos de resina en 3D. Finalmente, se realizaron los originales, uno para cada situación de la peli: algunos para ser leídos en planos detalles, otros para que se le cayeran a Lyra y un par para que llevara entre sus cosas. Casi, casi una brújula para cada escena.

La protagonista estudia en un colegio privado, el Instituto Jordan, junto a su mejor amigo, Roger (Ben Walker). El ‘dimon’ de Lyra se llama Pantalaimon (doblado en inglés por Freddie Highmore) y suele adoptar la forma de gato. A Lyra le encantan los misterios. Es una chica valiente y decidida, que siempre está dispuesta a vivir aventuras fantásticas en primera persona. En eso, se parece mucho a su tío Lord Asriel (Daniel Craig), que está empeñado en encabezar una expedición al Círculo Ártico para impedir una catástrofe a escala planetaria.
El director del Instituto Jordan (Jack Shepherd) le entrega a Lyra un extraño objeto, el aletiómetro, con el que se pueden conocer las verdaderas intenciones de cualquier persona. Al parecer, Lyra está predestinada a utilizarlo en tiempos de crisis. Por ejemplo, para tratar de descifrar el enigma que se oculta detrás de una serie de desapariciones de niños. Cuando su amigo Roger también es secuestrado, Lyra no duda en seguirle la pista a su tío Lord Asriel.
En principio, Lyra cuenta con el apoyo de Marisa Coulter (Nicole Kidman), una atractiva científica que, en realidad, trabaja para el Magisterio, una poderosísima organización de caracter místico, dirigida por el Sumo Consejero (Christopher Lee), que aspira a apoderarse del aletiómetro. Durante el viaje, la joven protagonista entra en contacto con tres miembros de la tribu de los Giptianos que deciden ayudarla.

Por el camino, Lyra también conoce a Serafina Pekkala (Eva Green), la bondadosa bruja del Lago de Enara; al aviador texano Lee Scoresby (Sam Elliott), que maneja un increíble aparato volador, y a Iorek Byrnison (doblado por Ian McKellen), un oso polar parlanchín con armadura guerrera.

El mundo en el que está ambientada la Brújula Dorada, es una curiosa mezcla de ciencia ficción y fantasía recreado magistralmente en la película. La última tecnología en medios de transporte, mecanismos y artilugios conviven con el encanto de una sociedad anclada en el siglo XIX, como reflejan sus paisajes de ciudades clásicas y las vestimentas de sus habitantes. La magia se mezcla a la perfección con la tecnología y es asumida por los habitantes con total normalidad. Encantador. Los no aficionados a los videojuegos no me entenderán, pero este mundo me recuerda mucho a los reflejados en los diferentes juegos de la saga Final Fantasy, sobre todo a partir de su séptima entrega, en la que observamos escenarios totalmente industriales, mezclados con castillos y ciudades clásicas, todo ello marcado por una innovadora tecnología que sorprendentemente funciona con magia. Así es el mundo de La Brújula Dorada. De la misma manera, no esperemos encontrar batallas épicas de escudos y espadas, sino que aquí la forma de luchar es una mezcla de pistolas, flechas y magia, todo ello con osos acorazados de por medio y con brujas sobrevolando el cielo.

Sin duda, el escenario y el ambiente están reflejados con todo lujo de detalles en la gran pantalla, consiguiendo una gran armonía entre las recreaciones por ordenador y los escenarios reales y los personajes. La fotografía también es sensacional, recordando por ejemplo el despegue de cierto trasbordador de la ciudad de Oxford, alzándose sobre el perfil urbano y clásico de la gran ciudad.

La influencia de El Señor de los Anillos de Peter Jackson es palpable también en la forma de contar la historia. Reconoceremos al instante las grandes panorámicas generales sobrevolando valles y montañas como ya vimos en las tres películas dirigidas por el neozelandés.

Como suele pasar últimamente, las grandes producciones fantásticas se rodean de grandes estrellas del mundo de la interpretación para asegurarse el éxito. En esta ocasión, podremos encontrar en La Brújula Dorada a actores de la talla de Daniel Craig o Nicole Kidman. El primero cumplirá lo suficiente como actor secundario (aunque para la próxima película seguro que adquiere más protagonismo) en el papel de Lord Asriel, el intrépido tío de la joven Lyra, y la segunda será la gran villana de la película. Con su piel blanca inmaculada y su pelo rubio perfectamente peinada, encarnará a la fría señorita Coulter, que tras ganarse la confianza de Lyra acabará traicionándola y convirtiéndose en su principal enemiga.

Craig y Kidman tienen papeles secundarios pero impactantes, con una fuerte relación con el personaje de Blue Richards, quien actúa a la altura de sus colegas. Nicole Kidman, cuya presencia fue sugerida por el escritor Philip Pullman, aceptó interpretar a la villana de la función si se eliminaban del guión todas las alusiones a la Iglesia Católica incluidas en el libro original.

La joven protagonista de la película es interpretada por la desconocida Dakota Blue Richards, que tras su mínima participación en la serie Entertainment Tonight se ha visto envuelta en esta gran superproducción en la que todo el peso de la historia cae sobre ella. A pesar de cumplir bien con su misión, en ciertos momentos parece como si el papel le quedase grande, como si no pudiera trasmitir todo lo que la protagonista buscaba trasmitirle al público. Ha sido una apuesta arriesgada, y aunque no ha salido del todo mal, puede que no haya sido el mayor acierto de la película.

También tenemos varios actores de reparto de bastante renombre, entre los que no podemos dejar sin nombrar al siempre fabuloso Christopher lee, miembro del Magisterio, ni a su antagonista en la trilogía del señor de los Anillos, Ian McKellen, como doblador de voz del oso acorazado que ayudará a Lyra. Parece ser que la carrera cinematográfica de estos dos veteranos actores se encuentra ligada muy estrechamente al mundo de la fantasía.

“Nos ayudó mucho el tener estas estrellas famosas porque nuestra protagonista es completamente desconocida”, comenta Weitz. “Pero la razón por la cual pudimos contar con la participación de ellos es por los libros y por lo que ha logrado Phillip Pullman. Daniel Craig adora los libros y quería participar en la cinta. No íbamos a decirle que no. Y Nicole es la persona perfecta para protagonizar al personaje de Coulter”, indica el director.“Pero también es el saber que estoy tratando de preparar al público para las secuelas en las que esos personajes cobran importancia y se convierten en las figuras que tendrán un gran efecto sobre la historia cósmica”, agrega Weitz.

La Liga Católica de EEUU ha lanzado una campaña contra ‘La brújula dorada’, la adaptación cinematográfica de ‘Luces del Norte’ (Ediciones B), el primer tomo de la trilogía ‘La materia oscura’, del escritor británico Phillip Pullman.

La “Liga católica”, una organización estadounidense que reivindica 350.000 miembros y que ya se había manifestado en 2006 contra “El Código Da Vinci” por su postulado de una descendencia de Jesús, llamó a boicotear la película.

“La Liga católica quiere que los cristianos se mantengan apartados de esta película, precisamente porque sabe que este filme constituye un cebo para (vender) los libros”, explicó William Donohue, presidente de este grupo, que incluso editó un folleto destinado a refutar la trilogía.

“Algunos padres, sin darse cuenta, llevarían a sus hijos a ver la película y podrían verse incitados a comprar los tres libros como regalo de Navidad. Y ningún padre que quiera educar a sus hijos en la fe querrá acercarse a esos libros”, advirtió Donohue.

El estudio New Line, que cuenta en su haber con la exitosa saga de “El señor de los anillos”, quiere desarrollar una franquicia tanto o más jugosa que la serie de “Harry Potter” (que ya cuenta con cinco largometrajes de los estudios Warner Bros.) o “Crónicas de Narnia”, cuya segunda película será estrenada en mayo de 2008 por Disney.

‘La brújula dorada’ es la versión en cine de ‘Luces del Norte’. Si tiene éxito en taquilla, New Line Cinema financiará las otras dos entregas de la serie. Hace cinco años, el neoyorquino Chris Weitz, codirector, junto a su hermano Paul, de la estupenda comedia adolescente ‘American Pie’, leyó la novela de Pullman y se quedó prendado de la historia. No tardó en escribir un tratamiento de guión de cerca de 50 páginas, que envío, vía correo electrónico, a las oficinas de la productora dueña de los derechos de adaptación.

Para sus detractores, básicamente la mayoría de los estudios de cine a los que la productora Deborah Forte acercó el proyecto, era imposible contar la historia de la chica huérfana de 12 años que vive en el Jordan College, una universidad británica a la manera de Oxford, sin más cariño que el que recibe de su ‘ daimonion’ Pantalaimon, una criatura que puede adoptar la forma de un pájaro, un gato montés y hasta de un ratoncito, y que es ni más ni menos que su espíritu, su alma encarnada y parlante.

En New Line Cinema llevaban ya un tiempo trabajando en el proyecto. El dramaturgo Tom Stoppard, autor del libreto de ‘El imperio del Sol’, de Steven Spielberg, había escrito un boceto de guión, y realizadores de la talla de Sam Mendes (‘Camino a la perdición’) o Brett Ratner (‘X-Men: la decisión final’) se interesaron muy en serio por el encargo.

Finalmente, después de ser nominado al Oscar al mejor guión por ‘Un niño grande’, Chris Weitz consiguió que le tuvieran en cuenta a él por encima de todos los demás candidatos.
Weitz escribió el guión definitivo de ‘La brújula dorada’ en la localidad noruega de Svalbard, inspirándose, según confesión propia, en ‘Barry Lyndon’ y ‘La guerra de las galaxias’. En diciembre de 2004, con el libreto de 156 páginas bajo el brazo, se presentó en la productora dispuesto a enfrentarse al reto de tomar las riendas de un proyecto de 200 millones de dólares. A pesar de los buenos consejos que le dio Peter Jackson, Weitz se desinfló en el último momento y alegó no estar preparado para el envite.

El sustituto que le buscaron en New Line Cinema fue Anand Tucker, responsable de dos éxitos independientes de cierta estima, ‘Shopgirl’ y ‘Hillary y Jackie’. Tucker se empeñó en prescindir de los elementos fantásticos del libro de Pullman, acentuando el drama humano de los personajes principales. La productora no tuvo más remedio que despedirle y volver a llamar a la puerta de Weitz, quien, esta vez sí, aceptó el reto de dirigir ‘La brújula dorada’ en plan superproducción espectacular repleta de efectos especiales.

Yo leí los libros en el 2000. Fue cuando estuve trabajando en Londres en la película ‘About a Boy’ y los leí por placer, no por trabajo”, cuenta el guionista. “Pasó mucho tiempo hasta que me diera cuenta de que haría una película sobre ello. Me enamore de los libros. Creo que son las obras más grandes de fantasía en inglés. Así que convertirlos en película es mi trabajo ideal”.

Sin embargo, la adaptación cinematográfica de la primera novela en la trilogía “His Dark Materials” del escritor Philip Pullman, sobre un mundo en el que los humanos son acompañados por sus espíritus animales que los guían y ayudan, estuvo llena de obstáculos para el director.

“Llegué a un punto en que me sentí verdaderamente muerto de miedo al enfrentar el tamaño de los componentes logísticos y técnicos de realizar la cinta. Cuando recién me dieron el trabajo, Peter Jackson [director de la trilogía “The Lord of the Rings”], a quien no había conocido pero que es una buena persona, me dijo ‘ven a Nueva Zelanda y chequea nuestras oficinas, conoce a mis colegas y aprende sobre efectos visuales’. Así que fui por cuatro días y vi todo y me entró un miedo terrible. Me dije ‘yo no tengo ni la mínima idea de como hacer esto’”.Jackson y su equipo se encontraban en plena preparación gráfica de la cinta “King Kong” cuya figura central (el gran simio Kong) es toda una obra de efectos visuales. Al examinar la tecnología y el proceso, Weitz no se sintió apto para dirigir una cinta como “The Golden Compass”, que además de figurar como la inversión más cara del estudio New Line es una producción en la que los osos polares, gatos y otros animales platican tanto o más que los seres humanos.

“Fui donde New Line y les dije, ‘no creo que pueda hacer esto’ y renuncié como director del proyecto y me quedé como guionista. Pero luego, en el proceso de tomar lo que fue originalmente un guión de 180 páginas y cortarlo a 110, empecé a tener un sentido de la ejecución de estos efectos especiales y estos paisajes y recobré la confianza en mí mismo”, relata el escritor.

Pero si “Narnia” fue elogiada por los poderosos grupos conservadores estadounidenses, el mundo creado por Pullman, un agnóstico militante, posee todos los ingredientes para erizarlos, a
imagen de los “Harry Potter” otrora acusados de promover la brujería.

‘La brújula dorada’ se filmó desde septiembre de 2006 a enero de 2007, en Suiza, Noruega e Inglaterra, con un presupuesto de 205 millones de dólares. La película narra el giro súbito que da la vida de una niña huérfana, criada en un colegio de Oxford, gracias al ‘aletiómetro’, el instrumento que debe salvaguardar y que le permite conocer el porvenir.

Los humanos del universo de Lyra tienen compañeros inseparables —los ‘daimonion’— una suerte de almas, con forma animal, de cuyas vidas dependen para existir. Durante la infancia, los ‘daimonion’ son capaces de metamorfosearse a voluntad. Cuando los seres humanos a los que acompañan alcanzan la mayoría de edad, sus ‘daimonion’ eligen una forma definitiva. Una institución poderosa, el Magisterium, quiere su control, lo que según el colectivo católico intenta “promover el ateísmo y denigrar la cristiandad a ojos de los niños”. Por ello pide a los padres que no lleven a sus hijos a los cines y que dejen la trilogía en las librerías.

“El segundo libro —’La daga’— es más explícito en su odio hacia el cristianismo que el primero y la tercera entrega —’El catalejo lacado’— es aún peor”, asegura. Para esta organización, el peligro está en los libros y como New Line Cinema, la productora del filme, ha prometido que rodará las otras dos partes si la primera es un éxito, su cruzada no ha hecho más que comenzar.

Su presidente, Bill Donohue, incluso ha grabado un vídeo, que tiene colgado en su página web, en el que denuncia lo que, según su criterio, puede significar la cinta en las mentes de los más jóvenes.

La reacción del equipo de la película y del propio escritor ha sido de defensa. Mientras Daniel Craig (en la película Lord Asriel, tutor de Lyra) declaró al diario británico ‘The Times’ que, en su opinión, “hay un derecho básico para discutir sobre la fe, sobre todo si se tiene en cuenta cómo va el mundo”, para Pullman si Dios existe y se mantiene invisible “es porque está avergonzado de sus seguidores y de la crueldad e ignorancia que utilizan en su nombre. Si fuera él, yo no querría tener que ver nada con ellos”.

El “Mal” en las novelas “La materia oscura” es en efecto encarnado por una institución que remite a la Iglesia (denominada en la película ‘Magisterium’), cuyos secuaces secuestran niños en toda Inglaterra para someterlos a horribles experiencias en el helado Gran Norte.

El mensaje anti-religioso, asumido por el autor, fue fuertemente atenuado en la película, que quiere ser apta para todo público. Citado por el Daily Telegraph de Londres, el realizador Chris Weitz reconoció que “en los libros, el Magisterium es una versión muy marginal de la Iglesia católica”.

Pero, advirtió Weitz, “si es lo que quieren ver en la película, saldrán decepcionados”.

Más moderada, la Conferencia Episcopal estadounidense, aunque advirtió a sus fieles contra una película con “alusiones anticlericales” en la cual uno de los personajes “nació fuera de los vínculos matrimoniales”, considera que “en el plano puramente cinematográfico puede ser vista como una apasionante historia de aventuras con una lucha tradicional entre el Bien y el Mal y un rechazo general del autoritarismo”.

Con un colosal presupuesto de 180 millones de dólares, podría verse perjudicada por un relativo desconocimiento de la trilogía de Pullman en Estados Unidos y la prohibición de asistir a los menores de 13 años no acompañados, según Variety.

“El tema antirreligioso molesta a muchos grupos, pero el problema para algunos públicos será la carencia de esta película para entusiasmar y los malos tratos que sufren los jóvenes personajes por parte de adultos especialmente desagradables”, subrayó la publicación.

Como conclusión a todo lo expuesto, al salir de la sala tras una sesión de prácticamente dos horas, tendremos la sensación de haber visto una buena película de fantasía, pero nos quedaremos con la impresión de que nos han abierto muchas más tramas de las que se cierran. Pero esto es parcialmente excusable en que se trata de una primera película de otras que vendrán y terminarán de contar la historia. Pero aún así, para los que no hayamos leído el libro puede que nos resulte demasiado brusco el final.

Pero sin anclarnos en eso, la película cuenta con una sensacional ambientación, con un uso muy efectivo de los efectos especiales y con una bonita historia que pronto continuará. El principal inconveniente que se le puede sacar a la película es que a veces peca de cierta falta de ritmo, se echa de menos más acción, así como observaremos algunos momentos en los que las cosas pasan demasiado deprisa, sin apenas explicación alguna. Aún ando buscando el cómo la joven Lyra pasó de pensar que la Brújula Dorada era un simple adorno a saber utilizarla sin mostrar la más mínima duda. ¿Será que es la elegida por el destino? Por otro lado en ocasiones también nos quedaremos con las ganas de que se desarrollaran más ciertas historias, como la de los osos.

La espectacularidad de las escenas, los combates entre los osos y los guerreros cerca del final, y la seriedad con que se cuenta la aventura son los puntos altos del filme, que se sigue con interés, pero que puede alterar los nervios de los más pequeños, ya que La brújula dorada no es una fábula lo que se dice amable.

En definitiva, sin estar a la altura de producciones de la talla de Las Crónicas de Narnia o El Señor de los Anillos, supone buenos efectos, buena historia y entretenida.

Fuentes: elMundo (2), esElx, AFP, HoyInternet, Fantasymundo, El Comercio, Nacion, Billiken, Clarín