Arxivar per Ruta Quetzal

La Ruta Quetzal llega a la isla de ‘Robinson Crusoe’

Posted in General with tags , , on Desembre 10, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

La isla de Robinson Crusoe se prepara para recibir a 400 “náufragos” del programa Ruta Quetzaly revivir la novela del escritor británico Daniel Defoe, que ‘naufragarán’ en el archipielago chileno de Juán Fernández

Reviviendo la novela del escritor británico Daniel Defoe, “Robinson Crusoe“, cerca de 400 expedicionarios de la Ruta Quetzal BBVA “naufragarán” en junio próximo en el archipiélago chileno de Juan Fernández, y seguirán los pasos de Alexander Selkirk, que vivió en una de sus islas entre los años 1704 y 1709.

Las aventuras del marino escocés sirvieron de fuente de inspiración a Defoe para crear el más célebre de sus personajes literarios, y rebautizaron dos de sus islas, la de Más Afuera, que en 1966 pasó a llamarse Alejandro Selkirk, y la de Más a Tierra, conocida actualmente como Robinson Crusoe, la única habitada.

A esta última, situada a unos 670 kilómetros de la costa chilena, llegará la expedición de ruteros el 22 de junio.

Durante dos días y medio, la isla duplicará prácticamente su población, unas 700 personas que viven concentradas en San Juan Bautista, en la costa sureste, según explicó a EFE el alcalde del archipiélago, Fernando Sancho.

Junto a él, el director de la ruta, el periodista y expedicionario Miguel de la Quadra-Salcedo, recordó que, pese a que Selkirk le dio la fama mundial al lugar, fue el navegante Juan Fernández, natural de la ciudad española de Cartagena, el descubridor de las islas.

Por eso, como parte de los actos que se están organizando con motivo de la expedición, De la Quadra-Salcedo destacó el hermanamiento entre la localidad del mediterráneo español y la isla de Chile.

Los jóvenes ruteros arribarán a Robinson Crusoe desde Valparaíso, a bordo del buque de la Armada chilena “Valdivia”, y atravesarán la isla en una caminata de diez horas, durante la que podrán disfrutar de la fauna y la flora autóctonas.

Los contrastes naturales que ofrece la tierra de Juan Fernández los llevará a adentrarse en zonas áridas y atravesar otras de espesa vegetación, para finalmente penetrar un área de selva semitropical, antes de llegar al poblado de San Juan Bautista, donde acamparán dos días, en la falda del cerro “El Yunque”, de 980 metros de altitud.

Allí convivirán con sus habitantes, dedicados casi en exclusiva a la pesca, y con ellos aprenderán a cazar langostas, un ingrediente fundamental en su mesa y su principal recurso económico.

Pero sin duda la especie animal más interesante con la que se encontrarán los jóvenes expedicionarios la constituyen los lobos marinos de dos pelos, el único mamífero endémico del archipiélago.

Junto a ellos, el colibrí, en sus dos variedades, el picaflor rojo y el continental, y el neque, un ave rapaz pariente de las lechuzas, serán los compañeros de aventuras de los integrantes de la Ruta 2009.

Desde que Juan Fernández llegó a las islas en 1574, modificando el camino existente hasta el momento al evitar las corrientes contrarias, y reduciendo así el tiempo de navegación, son muchas las leyendas que se han transmitido de generación en generación.

Entre ellas se encuentra la que señala la existencia de un tesoro, supuestamente enterrado allí por el navegante español Juan Esteban Ubilla y Echeverría, y luego desenterrado y vuelto a enterrar por el marino inglés Cornelius Webb, consistente en 600 barriles repletos de monedas de oro.

A pesar de ser una isla pequeña, Robinson Crusoe posee una gran riqueza histórica, que se plasma en el Fuerte de Santa Bárbara, construido por los españoles en 1749 como protección contra piratas y corsarios y compuesto de seis fortines con artillería.

Además de visitar la fortaleza, los jóvenes expedicionarios se adentrarán en la Cueva de los Patriotas, que sirvió de refugio a los chilenos desterrados en la isla en 1814 tras el desastre de Rancagua.

En las profundidades del mar que rodea el archipiélago se esconden los restos del acorazado alemán SMS Dresden, dinamitado por su propia tripulación en la bahía de Cumberland durante la Primera Guerra Mundial.

Chile acogerá por primera vez la expedición de la Ruta Quetzal BBVA, que en su XXIV edición visitará, además del archipiélago de Juan Fernández, ciudades como Santiago o Valparaíso.

La expedición, que reunirá a casi 300 jóvenes de 16 y 17 años, entre los meses de junio y julio de 2009, realizará la segunda parte del viaje por Valencia, Murcia, Andalucía, La Rioja, Madrid y las dos Castillas.

Autor:
Fuente: Gaceta

Anuncis

El viaje que cambió sus vidas

Posted in General with tags on Agost 12, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

En el campamento de la playa fluvial de los Pelambres, en Zamora, el hombre-megáfono Jesús Luna canta su canción despertador: “Lirolí lirolá, qué bonito despertar y decirte con alegría: buenos días tía María”. Entre bostezos y gritos de “un poquito más por favor”, 330 chavales de entre 15 y 17 años reciben el día con una serie de ejercicios rutinarios: hacer la mochila, desmontar la tienda, ducharse, desayunar y coger los autobuses. Podría ser un día cualquiera de la Ruta Quetzal, pero en la ruta no hay ningún día igual a otro, cada día esconde una sorpresa. En esta ocasión, visitar Los Arribes del Duero, un espacio natural protegido situado a orillas del río Duero, que hace de frontera natural entre España y Portugal, para terminar la noche durmiendo al aire libre a las puertas del castillo califal de Gormaz, en Soria. Atrás quedaron mil y una aventuras: como la travesía por el Río de los Cocodrilos, en Panamá, o la ruta hacia el Calar del Río Mundo, en Albacete. Y aún quedan muchas por llegar.Ahora toca hacer la mochila con lo indispensable: saco de dormir, esterilla, un forro polar para la noche, calcetines, papel higiénico, pastilla de jabón, cantimplora, plato de comida y ración de comida del Ejército. Nada de aparatos electrónicos o móvil, ni peine, champú o maquillaje. En los 40 días que dura la expedición los chavales aprenden una lección vital: que hacen falta muy pocas cosas para sobrevivir. “La ruta te ayuda a valorar más las cosas que tenemos, muchas comodidades que resultan secundarias”, comenta Jorge García, de San Fernando. Lola Visglerio, de Los Palacios, también se ha dado cuenta de que “uno puede vivir con menos y ser más feliz”. Es la opinión generalizada de todos los ruteros, que han pasado por lugares verdaderamente humildes (como el poblado de indígenas emberá en Panamá) en los que, sin embargo, la sonrisa era una constante.Después de recoger la tienda de campaña llega la hora del desayuno. En Panamá la ración consistía en un poco de yuca (tubérculo parecido a la patata) con salchichas con tomate y un zumo. En España el desayuno es mucho más abundante: pan con mantequilla y mermelada, una pieza de fruta o yogur, zumo, agua y un dulce. Sin embargo, todos anhelan que algún día se cumpla la promesa del jefe de campamento, que les despierta con el reclamo de que hay chocolate con churros para desayunar, y se van a enfriar si no se apresuran. “No es que pasemos hambre” -explica Honorio, de Zaragoza- “pero la comida no sobra y aprendes a valorar más los pequeños lujos, como el chocolate. ¿Te puedes creer que lo que más eché de menos en Panamá fue poder abrir un grifo de agua para beber?”. Después del desayuno llega el momento de la ducha. Agua fría extraída de dos depósitos portátiles con cuarenta alcachofas que acompañan a la Ruta por España. “Medio minuto para enjabonarse, minuto y medio para enjuagarse”, grita Luna. En los cuarenta días de expedición, sólo tres días disfrutarán del privilegio de una ducha con agua caliente. Podría ser peor: en Panamá, la manguera de un camión de bomberos hacía las veces de ducha. Sin embargo, esto no es un problema para los ruteros, convertidos ya en “alimañas”, como ellos mismos se autodenominan. La hora de la ducha es de las más divertidas del día y el agua fría se recibe con cánticos y risas. “He llegado a estar cuatro días sin ducharme” -exclama Honorio- “Normalmente es algo que me horrorizaría pero en esta situación te adaptas y no supone ningún problema. Le das la vuelta a los calzoncillos y ya está”.Como casi todo en la ruta, la ducha se organiza por grupos. Todo rutero pertenece a un grupo de entre 18 y 20 chavales dirigidos por un monitor, los cuales se convertirán durante más de un mes en una gran familia. “Los ruteros somos hermanos y los monitores nuestros padres”, confiesa Marta Portales, de Valencia. “No podía ser de otra forma; durante las 24 horas del día lo hacemos todo, absolutamente todo, juntos. Hemos comido, dormido, reído, llorado, enfermado, bañado, compartido y vivido juntos.”Para Jorge García lo mejor de la ruta es el compañerismo: “El apoyo que tenemos entre nosotros es lo mejor. Todos nos ayudamos a cargar cosas y cuando a uno le da un bajón y se pone triste o está enfermo, todos están ahí para animarle”.Con todo el campamento recogido, duchados y desayunados, los expedicionarios se disponen a montarse en los autobuses. Empieza la verdadera aventura de cada día. La ruta Quetzal BBVA se compone de un amplio programa de actividades, de diversos tipos: ambientales, de aventura, turísticas, institucionales, culturales y académicas. Este año, la XXIII edición de la Ruta ha girado en torno al agua, como elemento imprescindible de vida, y los expedicionarios han realizado un viaje irrepetible en torno a los grandes ríos de Panamá y España. El periplo comenzó el pasado 19 de junio con un salto en el tiempo, al siglo XVI, para recorrer el Camino Real de Cruces, la vía terrestre utilizada por los conquistadores españoles como puente de unión entre los océanos Atlántico y Pacífico. Siete horas a pie que los chavales realizaron atravesando una región selvática hasta llegar al río Chagres, también llamado el Río de los cocodrilos. Después de conocer y estudiar en profundidad el paso interoceánico más importante del mundo, el Canal de Panamá, los ruteros se introdujeron de nuevo en la selva húmeda tropical para llegar a la aldea de San Juan de Pequení, donde convivieron con una comunidad indígena emberá durante dos días, acompañados de botánicos y zoólogos que les ayudaron a conocer la biodiversidad del lugar. De nuevo allí el agua fue la gran protagonista de la expedición, y no sólo por la intensa lluvia, que convirtió la caminata, de 10 horas de duración, en la más dura de toda la ruta, sino también porque hasta allí se acercaron los técnicos del Canal Isabel II de Madrid para intentar ofrecer al pueblo emberá un sostenimiento de agua potable solvente y permanente. En la cercana población de Nombre de Dios los chicos fueron testigos de cómo el Canal de Isabel II llevaba por primera vez agua potable a través de tuberías y de cómo la Ruta Quetzal BBVA erigía una construcción modular que servirá de biblioteca. Después de pasear por la Bahía de Portobelo y la ciudad de Panamá, los expedicionarios se despidieron de su aventura americana con un viaje en barco por el Canal para conocer el funcionamiento de sus esclusas y cruzarse con algunos de los buques más grandes del mundo. El miércoles 9 de julio comenzaba la aventura en España, esta vez en Cuenca. Le seguirían la ruta de tres días por el Parque Natural de los Calares del Río Mundo y de la Sima, en Albacete, y las visitas a las ciudades de Toledo y Madrid. De nuevo, otro río, el Tajo a su paso por Toledo, sería el escenario elegido por Miguel de la Quadra Salcedo para dar sus clases magistrales en esta “universidad itinerante” que es la Ruta Quetzal BBVA. Los chavales conocieron en profundidad la obra de El Greco en la ciudad que durante tres siglos convivieron pacíficamente árabes, bereberes, muladíes, judíos y mozárabes, como en la ruta conviven muchachos de 56 nacionalidades. La visita a Madrid también estuvo cargada de cultura: el Museo del Prado, el Museo de Ciencias Naturales y el Palacio Real. Allí, los Reyes de España recibieron a los expedicionarios, ataviados con los trajes regionales de sus países de origen. La última semana de la Ruta dos ríos españoles volverían a ser los protagonistas: el Duero (desde su nacimiento en los Picos de Urbión hasta su cañón fronterizo en la provincia de Zamora) y el Ebro (emblema de la ciudad de Zaragoza que este año celebra la Exposición Universal que lleva por título Agua y Desarrollo Sostenible). Aunque, ni que decir tiene, que los verdaderos protagonistas de la Ruta no son otros que los chavales, ellos que durante 40 días representan un modelo de sociedad basado en el respeto cultural y medioambiental, el compañerismo y la superación personal. Como diría Miguel de la Quadra Salcedo “la Ruta realmente empieza cuando se acaba el viaje”, cuando cada uno regresa a su hogar y emprende un nuevo camino, el de su vida, con unos “valores ruteros” clavados en su corazón. Esperemos que así sea.

Autora: Ángel Morón
Fuente: Diario de Sevilla

Un libro sobre Vasco de Quiroga homenajea al "mayor protector de los indios de Michoacán"

Posted in General with tags , on Juliol 18, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

El libro “La ruta de Don Vasco” homenajea la figura del humanista abulense Vasco De Quiroga que fue “el mayor protector de los indios de Michoacán (México)”, según lo ha definido el gobernador del Estado de Michoacán, Leonel Godoy, durante la presentación hoy de la obra en Valladolid.
La parada de los 320 expedicionarios de la Ruta Quetzal 2008 en Castilla y León ha servido de excusa para la presentación de esta obra en las Cortes regionales, donde su presidente, José Manuel Fernández Santiago, ha recibido a los aventureros, al director de la ruta, Miguel de la Quadra-Salcedo, al embajador de México en España, Jorge Zermeño, al secretario de Turismo de Michoacán, Genovevo Figueroa, y al secretario de Cultura, Jaime Hernández.
“La ruta de don Vasco”, editado por Lunwerg y el Gobierno del Estado mexicano de Michoacán”, pretende homenajear la figura del pensador renacentista Vasco de Quiroga (Madrigal de las Altas Torres, Ávila, 1470), pionero en el trato humano de los indígenas y en la organización de las comunidades bajo criterios de igualdad y justicia social.
\n”);
//–>

on error resume next
Dim eas_flobj(11)
Set eas_flobj(2) = CreateObject(“ShockwaveFlash.ShockwaveFlash.2”)
if(IsObject(eas_flobj(2))) Then EAS_flash=2
Set eas_flobj(3) = CreateObject(“ShockwaveFlash.ShockwaveFlash.3”)
if(IsObject(eas_flobj(3))) Then EAS_flash=3
Set eas_flobj(4) = CreateObject(“ShockwaveFlash.ShockwaveFlash.4”)
if(IsObject(eas_flobj(4))) Then EAS_flash=4
Set eas_flobj(5) = CreateObject(“ShockwaveFlash.ShockwaveFlash.5”)
if(IsObject(eas_flobj(5))) Then EAS_flash=5
Set eas_flobj(6) = CreateObject(“ShockwaveFlash.ShockwaveFlash.6”)
if(IsObject(eas_flobj(6))) Then EAS_flash=6
Set eas_flobj(7) = CreateObject(“ShockwaveFlash.ShockwaveFlash.7”)
if(IsObject(eas_flobj(7))) Then EAS_flash=7
Set eas_flobj(8) = CreateObject(“ShockwaveFlash.ShockwaveFlash.8”)
if(IsObject(eas_flobj(8))) Then EAS_flash=8
Set eas_flobj(9) = CreateObject(“ShockwaveFlash.ShockwaveFlash.9”)
if(IsObject(eas_flobj(9))) Then EAS_flash=9
Set eas_flobj(10) = CreateObject(“ShockwaveFlash.ShockwaveFlash.10”)
if(IsObject(eas_flobj(10))) Then EAS_flash=10
Vasco de Quiroga, figura a la que la ruta se acercó el año pasado, “fue el mayor protector de los indios de Michoacán”, según lo ha definido el gobernador de este estado mexicano, quien ha recordado que el que se convirtiera en el primer obispo de Michoacán, “llegó de España con 57 años, abogado y laico”.
Este humanista puso en marcha nuevos métodos de educación y trabajo, construyó hospitales y escuelas y fomentó la dedicación a técnicas artesanas que hoy perduran porque, según el secretario de Turismo de Michoacán, Genovevo Figueroa, “se opuso a los poderosos en decisiones injustas y propuso crear riqueza y su reparto”.
Quiroga se ganó el respeto y el reconocimiento del pueblo michoacano, que le otorgó su máxima distinción, el título de Tata (padre).
Este libro recoge mediante fotografías y once textos las tradiciones y las memorias de este estado mexicano a través de itinerarios de gran belleza natural e impresionante patrimonio histórico en los que se recrea el legado de Vasco De Quiroga.
Los aventureros este año han recorrido Panamá, han estudiado la historia precolombina y la importancia geoestratégica del canal, además de la biodiversidad del país centroamericano, según ha explicado el director de la ruta, quien ha subrayado que el año que viene los aventureros viajarán a Chile.
Los 320 expedicionarios de la Ruta Quetzal 2008 “La selva de los cocodrilos. Panamá Río Chagres”, llegan a Castilla y León después de recorrer Cuenca y Toledo y tras ser recibida en audiencia por los Reyes de España este mediodía.
Primero conocerán los Arribes del Duero y verán de cerca la fuerza hídrica de este vía fluvial y luego recorrerán Zamora, Toro, Burgo de Osma, el castillo de Gormaz, Berlanga de Duero y Soria, para concluir su marcha con la visita a los Picos de Urbión y la Laguna Negra, donde disfrutarán de la lectura de “La tierra de Alvargonzález” de Antonio Machado.
Por décimo primer año consecutivo, Castilla y León, colabora en este programa formativo que aúna educación, cultura y aventura, además de fomentar valores de solidaridad, respeto a otras culturas y cooperación entre pueblos.
Después del recorrido por la Comunidad, la Ruta Quetzal viajará hasta Aragón, donde los jóvenes visitarán Zaragoza y estudiarán la figura del Amadís de Gaula, obra de autor desconocido, para después acudir a la Exposición Internacional “Agua y desarrollo sostenible”.

Fuente: Metro

El Instituto de Juventud de Castilla-La Mancha destaca la importancia "social y vital" de la Ruta Quetzal BBVA 2008

Posted in General with tags on Juliol 15, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

La directora del Instituto de la Juventud de Castilla-La Mancha, Isabel Rodríguez, durante el acto de recepción de los 320 jóvenes que integran la expedición Ruta Quetzal BBVA 2008 celebrado en Toledo, señaló hoy la importancia “social y vital” que reviste esta aventura al facilitar una convivencia entre personas de diferentes partes del mundo.
Dirigiéndose a los jóvenes, procedentes de 56 países diferentes, manifestó que esta iniciativa no se trata “únicamente un programa de actividades sino una forma de vida basada en compartir experiencias por lo que debéis seguir creciendo a partir del aprendizaje adquirido” y les instó a llevar un “pedacito de esta región siempre con vosotros”.
Consideró, asimismo, que en el Año Iberoamericano de la Juventud y tras la celebración de la última cumbre de Iberoamérica en Chile que tuvo como lema “Juventud y Desarrollo”, la labor de los 320 jóvenes de la expedición 2008 “es de una mayor importancia si cabe, porque vuestro camino es el de 150 millones de jóvenes que también abogan por la integración y la tolerancia”.
Los jóvenes ruteros, tras su paso por Panamá, regresan a España para visitar diversos lugares de interés en la región castellano-manchega, entre ellos los yacimientos de Lo Hueco en Cuenca, el Parque Natural de los Calares del Río Mundo en Albacete o la obra de “El Greco” en Toledo.
El director de la expedición, Miguel de la Quadra-Salcedo, destacó, por su parte, el papel protagonista de la ciudad de Toledo indicando que “el inicio del Canal de Panamá comenzó con un Real Decreto de Carlos V enviado en 1500 desde esta ciudad, podríamos entonces considerar aquella carta como el germen de la aventura que conocemos hoy”.
De otro lado, agradeció la colaboración que, desde hace ya 10 años, vienen prestando distintas instituciones de la Junta a la expedición, señaló que “Ruta Quetzal BBVA ha permitido que más de 80.000 jóvenes viajen, conozcan en profundidad diferentes culturas y se conozcan a sí mismos estrechando lazos”.
Ruta Quetzal 2008 continuará su andadura por diversos lugares emblemáticos de Castilla y León como los Arribes de Duero, Valladolid, Zamora o Toro. Tras conocer ríos como el Chagres, el Tajo, el Mundo y el Duero, la expedición pondrá rumbo a Zaragoza para conocer la Expo del Agua 2008.
El 26 de julio culminará la aventura con la clausura del Programa Académico dirigido por la Universidad Complutense de Madrid.

Fuente: EP

Los tambores redoblaron para los chicos de la Ruta Quetzal

Posted in General with tags on Juliol 15, 2008 by Biblioteca Plaça Europa

Los participantes de la Ruta Quetzal hicieron un alto en el camino en Hellín para conocer la vida e historia del tambor hellinero; escuchar los redobles y repiques y conocer las entrañas de esta tradición. Después de conocer los toques del tambor se les entregaron el libro escrito por José Antonio Iniesta «La Tamborada más grande del Mundo», y los típicos caramelos.Los cerca de 400 participantes en XXIII edición de la Ruta vivieron bajo los pinos del Parque Municipal, unas horas de descanso; la jornada por la Sierra del Segura y de Alcaraz, había sido muy dura, la llegada a Hellín sobre las tres de la tarde sirvió para la comida y degustar el postre con el famoso albaricoque de Tobarra moniquí. Los jóvenes procedentes de 56 países de todo el mundo comenzaron esta aventura en Panamá recorriendo caminos y ríos desde el Pacífico al Atlántico, antes de llegar a España. Este año los temas de su marcha están relacionados con el agua, dentro de este trabajo han visitado los Chorros, los Calares, los Baños de Tus, recorriendo el Río Mundo de cabo a rabo; para los dirigentes de la expedición, estas zonas son muy parecidas a las de Panamá; les ha parecido estar en un ecosistema de similares características, excepto por la falta de lluvia.Añadían que no se descarta incluir este tramo en otras expediciones futuras.La aventura finaliza en Zaragoza, recorriendo y viviendo la aventura del Río Duero y luego el Ebro haciendo una gran fiesta sobre el agua.Destacaron la convivencia que se ha vivido estos días, a pesar de que todavía faltan otros quince días para finalizar a estos jóvenes que están en edades de 17 y 18 años.

Autor: Emilio Sánchez
Fuente: La Verdad